La reforma educativa es "necesaria" pero su implantación será "compleja"

El director general de Política Educativa Escolar de la Junta de Castilla y León, Fernando Sánchez Pascuala, apoya la medida anunciada por el ministro para el curso 2013-2014

El director general de Política Educativa Escolar de la Junta de Castilla y León, Fernando Sánchez Pascuala, ha calificado de “necesaria” la reforma educativa anunciada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, pero ha reconocido que su implantación en el sistema será “compleja”.

Su puesta en marcha “va a ser difícil para cualquier comunidad autónoma” porque tendrán que establecer los criterios para que los jóvenes accedan a los diferentes itinerarios en Tercero de Secundaria, que les llevan hacia sus “caminos de éxito” formativo.

También, Sánchez Pascuala ha subrayado que “afectará a la distribución y especialidades de profesores” pues la reducción de un año de Secundaria y la ampliación del Bachillerato llevará a un “ajuste” de docentes, asignaturas y módulos.

En cuanto a la financiación para los centros concertados, ha insistido en que los cambios “no supondrán mermas” en la financiación y recursos, ya que los nuevos cursos de Bachillerato y Formación Profesional serán obligatorios hasta los 16 años de los escolares y se podrán impartir en sus aulas.

Con estas medidas, el director general de Política Educativa Escolar de la Junta de Castilla y León ha mostrado su confianza en que se reduzcan las tasas de fracaso escolar en los menores que terminan Secundaria y que se evite un Bachillerato tan “comprimido y denso” como el actual, pudiendo dar cabida a un tercer año que mejore las condiciones.

AYUDAS TEXTO

Por otra parte, Sánchez Pascuala, durante su visita a Salamanca para reunirse con los responsables educativos de la provincia, ha garantizado que la Administración regional pagará en el mes de marzo las ayudas a las familias por la adquisición de los libros de texto.

Según ha explicado, este año se llevará a cabo el pago de manera conjunta tanto para las familias de rentas más bajas como para el resto que han sido aceptadas sus peticiones, reconociendo que el número total ha sido más bajo al haberse reducido la renta máxima de aceptación.

En cuanto al retraso para los beneficiarios con rentas más bajas, ha señalado que se ha debido a cuestiones de “carácter administrativo” porque la parte que financia el Ministerio de Educación ha llegado más tarde y esto ha impedido poder efectuar los pagos en los tiempos de los últimos años.