La reforma de La Aldehuela agota su primer plazo sin avances en la apertura del complejo

La empresa, a la que se adjudicó el contrato el 13 de junio, tenía dos meses para arreglar el campo de rugby y 16 pistas de tenis y padel y construir un nuevo acceso, pero la actividad es mínima y no se aprecian avances. Antes de final de año el complejo debería estar terminado al 90%.

LOS PLAZOS

 

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca adjudicó el contrato a la empresa Constructora San José el pasado 13 de junio. Desde esa fecha, existía un plazo de 15 días para atender posibles recursos de otras empresas; la adjudicataria fue la única licitadora y no se produjeron recursos. Superado ese plazo, la empresa tenía que formalizar contrato en cinco días. Después, la empresa tenía otros 10 días como máximo para la firma del replanteo y otros diez para iniciar las obras. La firma del acta de comprobación del replanteo es la fecha de referencia para el plazo máximo de finalización de obra, fijado en dos meses para parte del proyecto, cinco para la segunda parte y un total de 10 para finalizar el complejo.

Las obras para hacer realidad, al fin, la reforma de la Ciudad Deportiva de La Aldehuela están a punto de superar sus primeros plazos sin que se vean progresos aparentes para la puesta a punto de un recinto que este mismo verano ya tendría que haber abierto de nuevo parte de las instalaciones que llevan cerca de tres años cerradas a cal y canto. Las obras avanzan a un ritmo que, además, pone en peligro el compromiso del alcalde de Salamanca de abrir antes de que acabe este verano el campo de rugby, 16 pistas de tenis y pádel y un nuevo campo de fútbol. Y también el de tener listo antes de que acabe el año casi todo el complejo, a falta de la pista cubierta de atletismo y el velódromo.

 

En realidad, los plazos ya acumulan algún retraso. Hace unos días la empresa adjudicataria, Construcciones San José, entró en el recinto para limpiar maleza y empezar con los trabajos previos. Pero el ritmo de trabajo es, aparentemente, escaso. En los últimos días apenas se ha percibido movimiento y en varias visitas esta redacción no ha podido constatar avances con respecto al aspecto que presentaban las instalaciones el pasado junio, cuando se adjudicó el contrato para rematar las obras. El pliego incluía una primera fase de puesta en servicio que incluía el campo de rugby de hierba natural, un campo de fútbol de césped artificial y ocho pistas de tenis y otras tantas de pádel, además de nuevos accesos y un edificio de control en la entrada principal.

 

La empresa tenía dos meses para poner en marcha todo esto, pero su estado no aventura que lo haya conseguido y tampoco la actividad en la zona permite afirmar que se esté trabajando en ello. Con la entrada de septiembre el plazo estará casi finalizado: cuenta desde la firma del replanteo, pero la adjudicación data de hace más de dos meses y medio. En este momento, el campo de rugby presenta el aspecto de las fotos de esta noticia y su césped parece profundamente deteriorado; y del nuevo edificio de control en la zona de acceso solo hay una estructura muy básica. Los campos de fútbol de hierba artificial se encuentran, aparentemente, en buen estado e incluso tienen instaladas las porterías; no se aprecia si la zona incluye un circuito biosaludableY por último, faltarían los trabajos en las pistas de padel y tenis, que contemplan un nuevo graderío, escaleras y rampas de acceso a las pistas y acondicionamiento de las mismas, además de cubrir algunas de las de pádel, trabajos todos ellos pendientes.

 

 

Gran parte de estos equipamientos tenían que estar finalizados en el plazo de dos meses desde la firma de contrato y replanteo, y han pasado más de dos meses y medio desde su adjudicación y el estado de algunos de ellos no permite aventurar que vayan a estar disponibles en el plazo incialmente fijado ya que su aspecto indica que acondicinarlos no es cuesión de unos pocos días que puedan variar sobre la fecha de adjudicación o de la firma del replanteo.

 

De este modo, la instalación va a seguir acumulando retrasos a los cerca de tres años que ya estuvo parada. De hecho, el equipo de Gobierno lleva casi un año anunciando la reactivación de las obras cuando, hoy por hoy, no es real. Con suerte, las obras podrán comenzar con el mes de septiembre cuando han pasado tres meses desde que se adjudicó el contrato. Esto retrasará su puesta en servicio hasta septiembre-octubre cuando el compromiso inicial es que ya estuvieran operativas antes del verano. Y lo mismo ocurre con el resto de los equipamientos previstos, cuya finalización se postergaría hasta casi entrado 2015 si se cumplen los cinco meses de ejecución. Más difícil todavía parece que la pista cubierta y el velódromo estén listos de aquí a diez meses, para su estreno en abril-mayo.

 

 

LA SEGUNDA FASE, AÚN MÁS COMPLEJA

 

El motivo es que la segunda fase de la puesta en servicio de La Aldehuela va a ser más complicada todavía por la cantidad de elementos que incluye y el plazo: cinco meses desde la firma del replanteo. Incluye un segundo campo de fútbol de césped artificial (este, terminado en su día y en el que están montadas incluso las porterías) con su grada; un campo de tiro con arco, que implica también una cubierta que está parcialmente realizada; también hay queterminar tres edificios de vestuarios y un campo de futbito.

 

Uno de los campos de fútbol de la segunda fase, junto al campo de tiro con arco.

 

También hay que hacer el campo de lanzamientos de atletismo en un terreno que a día de hoy está baldío, un anexo de la pista cubierta previsto para la práctica de las especialidades de lanzamiento (peso, disco, martillo, jabalina). Esta segunda fase requiere también la construcción de una cafetería, de una cubierta para la pista deportiva, donde además habrá que arreglar canastas y porterías, y una zona de juegos. 

 

También dentro del plazo de cinco meses y en otro sector del complejo hay que hacer una segunda pista polideportiva (con arreglo de canastas y porterías), arreglar el frontón descubierto y hacer uno cubierno con rocódromo y pista de squash. Y por último, en otro sector, el tercer campo de fútbol y pistas de petanca. Para el final, con un plazo de 10 meses, la pista cubierta de atletismo y el velódromo donde tampoco hay movimiento a pesar de la complejidad de la obra.