La red desarticulada había copado el mercado de tráfico de drogas

Operación. La primera fase de la intervención policial concluye con cuatro detenidos, la incautación de 6,8 kilos de coca y 500 gramos de heroína, además de dos pistolas, dinero en metálico y joyas, entre otros
E. G.

El vacío dejado por importantes grupos dedicados al narcotráfico en la provincia, sobre todo, desde la desarticulación en marzo de la banda capitaneada por Amancio G. C. –donde se detuvo a catorce personas y se dio por descabezada una de las organizaciones más activas que introducía droga en Castilla y León–, ha sido copado por la última organización desarticulada el pasado martes, con la detención de cuatro personas, según informó el subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga.

Según señaló el capitán de la Guardia Civil, Antonio Balas, la peculiaridad de esta organización es que se encontraba en una posición “por debajo de las anteriores desarticuladas” pero que, en la actualidad, “había copado el espacio dejado por las otras redes dedicadas al narcotráfico”. Las extremas medidas de seguridad que mantenían en su actividad ilícita dilataron la investigación policial, que se inició hace tres meses ante los indicios que mostraban un incremento de dicho grupo.

La organización, radicada sobre todo en los barrios de Tejares y Chamberí, tenía capacidad de proveer de droga, cocaína y heroína a las principales localidades salmantinas. Además de mantener las medidas de seguridad para evitar golpes imprevistos, esta banda se estructuraba jerárquicamente de modo que los roles estaban perfectamente distribuidos y asumidos. Otra de sus peculiaridades radica en la frecuencia con la que adquirían la droga, ya que podían llegar a recibir en una misma semana varios envíos.

El despliegue policial comenzó a las 9.30 horas en la zona transtormesina, concretamente, en el barrio Los Alambres, donde los agentes entraron en un domicilio ubicado en la calle Mateo Hernández. Fue en ese registro donde hallaron las sustancias incautadas y diverso material ilícito y se procedió a la detención de una pareja. Se trata de A. M. T., de 29 años y M. C. R. G., de 30 –hermana ésta última de dos de los detenidos en abril del pasado año, del clan de los Ríos, por tráfico de drogas–. Más tarde, registraron seis domicilios más –tres en Tejares y uno en el portal 14-15 de la plaza de Castrotorafe, en el barrio Capuchinos y propiedad de otro detenido, M. S. L. B., de 52 años, entre otros registros efectuados–. También, en torno a las 11.00 horas, en el polígono de Los Villares, de dos vehículos salieron agentes camuflados para detener a M. S. L. B., que conducía un turismo BMW 750. El último de los detenidos es J. R. S., de 52 años. Todos son naturales de Salamanca. Los agentes lograron desarticular el piso franco de la organización, donde guardaban gran cantidad de droga y armas de fuego. La mercancía incautada se compone de 6,8 kilos de cocaína, 500 gramos de heroína, dos pistolas 9 mm parabéllum, “abundante munición”, balanzas de precisión, sustancias de corte, dinero y joyas. La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

En el despliegue policial participaron la Unidad investigadora, varias decenas de miembros pertenecientes al Grupo Rural de Seguridad número 6 de León, el Servicio Cinológico, Sección de Seguridad de Topas y una unidad de helicópteros.