La red de intervención en drogodependencias de C yL lleva sus programas de prevención a 209 centros educativos

La red de intervención en drogodependencias está formada por 30 centros acreditados de tratamiento e incluye planes locales, servicios y programas específicos de prevención del consumo de drogas y de integración social y laboral de drogodependientes. Los 500 profesionales que trabajan en esta área programaron acciones de prevención con las que se concienció a más de 20.600 alumnos de Primaria y Secundaria y 2.190 familias.

A lo largo de 2012, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través del Comisionado Regional para la Droga, desarrolló una serie de actuaciones en materia de drogodependencia, centradas en cuatro ejes fundamentales: la prevención, especialmente del consumo de alcohol en menores; la asistencia; la integración social de drogodependientes, con especial atención a los problemas jurídico-penales; y la inserción laboral, todo ello en un marco de coordinación y colaboración institucional.

 

En cuanto a la prevención -donde tiene un papel importante la reducción del consumo de alcohol entre menores- las acciones han llegado a un total de 26.182 destinatarios, especialmente en el ámbito educativo, donde se actuó con 20.600 alumnos de 209 centros, en su mayoría de primaria y secundaria. En el ámbito de la familia se desarrollaron distintos programas con diferente grado de intensidad en los que participaron 2.193 familias de Castilla y León, mientras que en la prevención extraescolar participaron cerca de 1.500 menores y en la desarrollada en el ámbito laboral más de 1.200 trabajadores.

 

Se ha llevado a cabo también una serie de actuaciones y programas específicos para la reducción del consumo de alcohol y sus consecuencias en menores en los que han participado 5.139 jóvenes, integrados en los más de 300 grupos que se constituyeron. En conjunto, el Comisionado Regional para la Droga pone a disposición de la red y financia 20 programas acreditados de prevención del consumo de drogas y de sus consecuencias.

 

Una Red con 30 centros acreditados y casi 500 profesionales

Por lo que respecta a la asistencia, la red específica de asistencia al drogodependiente cuenta con 30 centros acreditados de tratamiento gestionados por entidades privadas sin ánimo de lucro: once centros de asistencia ambulatoria, seis centros de día, dos servicios ambulatorios de tratamiento del alcoholismo, una unidad de desintoxicación, ocho comunidades terapéuticas y dos centros residenciales de rehabilitación de alcohólicos (CRA). A estos hay que añadir otros siete centros y servicios específicos públicos: dos unidades de tratamiento del alcoholismo (UTA), una unidad de desintoxicación y de patología dual y cuatro unidades de tabaquismo. A lo largo de 2012, más de 15.000 beneficiarios fueron atendidos por estos profesionales en los diferentes tipos de centro acreditados. De ellos, 6.700 fueron personas dependientes del alcohol y 8.500 personas con problemas en el consumo de drogas ilegales. Estos recursos forman la Red de Asistencia al Drogodependiente que cuenta con centros organizados en tres niveles asistenciales.

 

En el primer nivel están los centros específicos de primer nivel (CEPN), con dos tipos de centros: los destinados a todo tipo de drogodependientes -aunque atienden principalmente a consumidores de drogas ilegales- y los específicamente destinados a pacientes alcohólicos. El acceso a estos centros es directo, de modo que el drogodependiente o su familia no requieren ningún tipo de derivación o trámite administrativo para obtener la atención.

 

En el segundo nivel se encuentran, en primer lugar, los centros de asistencia ambulatoria (CAD), que son centros pluridisciplinares formados al menos por un médico, un psicólogo, un trabajador social y un profesional de enfermería. Existen once CAD en Castilla y León, uno por cada área de salud, y son el eje sobre el que se articula la red. También están incluidos dentro del segundo nivel los centros de día, que son recursos asistenciales pluridisciplinares en régimen intermedio, que además de tratamiento ambulatorio de las drogodependencias ofrecen servicios de apoyo ocupacional y laboral con distinto grado de intensidad.

 

Por último, en el tercer nivel se encuentran las unidades de desintoxicación y los centros residenciales. En la Comunidad existen dos unidades autonómicas de desintoxicación hospitalaria una pública, que se encuentra en Salamanca y que también desempeña funciones de unidad de patología dual, y otra privada situada en Palencia y que, al realizar tratamiento, está acreditada. A estas unidades únicamente se puede acceder por derivación de los recursos del segundo nivel y la programación del ingreso, previa petición del centro derivador, se hace en el Comisionado Regional para la Droga.

 

En cuanto a los centros residenciales, actualmente se encuentran acreditados y con financiación del Comisionado Regional para la Droga diez centros residenciales, ocho comunidades terapéuticas y dos centros de rehabilitación de alcohólicos, son de ámbito autonómico y a ellos sólo se puede acceder por derivación de recursos del segundo nivel, haciéndose la programación del ingreso, al igual que en el recurso anterior, en el Comisionado Regional para la Droga.

 

Integración e inserción laboral de drogodependientes

Otro de los ejes sobre los que gira la actuación de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades en materia de drogodependencias es la integración social. Así, en materia de inserción sociolaboral, se ha proporcionado formación prelaboral específica a 1.205 drogodependientes en tratamiento, tanto en actitudes y hábitos que mejoren su empleabilidad como en cursos específicos de formación profesional ocupacional en centros asistenciales, en los que han participado 589 pacientes. Estas actuaciones tienen como objetivo mejorar las expectativas de inserción laboral y reforzar su vinculación al programa terapéutico del centro.

 

En el caso de los drogodependientes con problemas jurídico-penales, cerca de 2.900 se han beneficiado de distintos programas y servicios -de los cuales 671 han recibido atención en centros penitenciarios de Castilla y León- y 1.152 de fórmulas alternativas a la privación de libertad. Por último, se han llevado a cabo 60 actuaciones de colaboración, principalmente con Corporaciones Locales y ONG.