La receta de los dos postres de Semana Santa: Torrijas y Leche Frita

Torrijas

La torrija, torreja o tostada es un dulce típico de las celebraciones generalmente de Cuaresma y Semana Santa en España.

El postre típico de Semana Santa son las torrijas, aquí presentamos una receta clásica con leche y además también incluimos la receta de leche frita que es una variante de las torrijas y su elaboración es muy similar.

 

TORRIJAS:

 

Ingredientes para 4 personas:

 

- 750 gr. de pan del día anterior o pan especial para torrijas

- 1 litro de leche

- 100 gr. de azúcar

- 1 rama de canela

- 1-2 huevos para rebozar

- Aceite de oliva muy suave

- Canela en polvo y azúcar (para espolvorear)

 

Elaboración

 

Preparamos el pan cortándolo en rodajas de 1 a 2 centímetros de grosor. En un cazo a fuego medio ponemos la leche, la canela y el azúcar y vamos mezclando hasta que la leche comience a hervir. Retiramos del fuego y dejamos enfriar unos 20 minutos.

 

Dejamos la canela con la leche para que emulsione bien.

 

Una vez que la leche esté a temperatura ambiente, retiramos la canela y empapamos bien el pan teniendo cuidado que no se rompa. Pasamos el pan empapado en leche por el huevo batido y freímos con aceite muy caliente 1-2 minutos como mucho (hasta que se doren).

 

Retiramos de la sartén y eliminamos el exceso de aceite con papel absorbente, dejamos enfriar un poco las torrijas y entonces espolvoreamos las torrijas con una mezcla de azúcar y canela en polvo.

 

LECHE FRITA

 

 

Ingredientes para 4 personas:

 

- Medio litro de leche

- 100 gr. de azúcar

- 40 gr. de maicena (almidón de maíz)

- 1 trozo de cáscara de limón

- 1 rama de canela

- 1 huevo

- Harina

- Aceite de oliva muy suave

- 1 cucharada de azúcar y media de canela para espolvorear

 

Elaboración

 

En una cazuela ponemos a calentar la mitad de la leche con la canela en rama, la cáscara de limón y el azúcar. Cuando empiece a hervir la apartamos del fuego. Dejar reposar unos 20 minutos.

 

Colamos el contenido en una cazuela y lo ponemos a fuego medio-bajo. En la otra mitad de la leche fría, disolvemos bien la maicena y la vamos añadiendo a la cazuela que tenemos al fuego medio-bajo. Removemos con unas varillas hasta que espese lentamente para conseguir mejor sabor (unos 20 minutos dependiendo del fuego).

 

Vertimos el contenido a un molde liso, tapamos y dejamos reposar en nevera unas 2-4 horas. Una vez la mezcla está dura, la sacamos de la nevera y cortamos en porciones.

 

Pasamos cada porción por harina y huevo batido y freímos en sartén con aceite muy caliente ( aproximadamente 1 minuto hasta que queden doradas).

 

Retiramos el exceso de aceite con papel absorbente y las sumergimos en la mezcla de azúcar y canela.