La radiación de algunos tratamientos contra el cáncer se puede transmitir durante el sexo

Pareja

Uno de ellos es la braquiterapia, en la que se implantan semillas radiactivas en el organismo y que pueden afectar a la pareja.

El diagnóstico de un cáncer suele provocar cambios en distintas parcelas de la vida de una persona, incluida la sexual. Y es que, aunque generalmente estas relaciones no están contraindicadas, existen ciertos tratamientos que las impiden dado que sus radiaciones se pueden transmitir a la pareja a través del semen o del flujo vaginal.

 

Uno de ellos es la braquiterapia, en la que se implantan semillas radiactivas en el organismo y que pueden afectar a la pareja. En estos casos, tal y como ha informado la doctora del Centro Hernández, Alejandra Hernández, es recomendable interrumpir la actividad sexual hasta que la radiación "más potente" desaparezca del cuerpo.

 

"Algunos tratamientos requieren precauciones especiales, ya que pueden presentarse en el semen o secreciones vaginales o, en el caso del embarazo, pueden dañar el feto. Por ello, es necesario hablar con un médico sobre qué anticonceptivo es el más adecuado para la persona", ha recalcado la también miembro de Saluspot.

 

Ahora bien, al margen de los inconvenientes que plantean estos tratamientos en la vida sexual de los pacientes, la doctora ha detallado una serie de consejos para adaptarse a esta nueva etapa y tener relaciones sexuales "satisfactorias".

 

Uno de ellos es el uso de lubricantes o humectantes vaginales. Y es que, es común que los tratamientos oncológicos reduzcan la lubricación de la vagina o, incluso, que provoquen una pérdida de elasticidad, por lo que es necesario usar aquellos que estén fabricados con base de agua y no tengan olores, sabores, colores u otro tipo de productos que irriten la piel.

 

COMUNICACIÓN

 

La comunicación con la pareja es otro de los aspectos que más hay que cuidar en esta etapa. "En el caso de que la persona con cáncer no tenga ganas de mantener relaciones sexuales, debe entender que es normal que su estado de ánimo pase por esa fase y que debe hablarlo con su pareja", ha explicado Hernández.

 

Además, prosigue, es "frecuente" que el que no padece el tumor tenga "muchas dudas, miedos y preocupaciones" acerca de la salud del otro, por lo que es necesario que mantengan siempre una buena comunicación y tenga en cuenta que existen terapeutas de pareja especializados que pueden ayudarles a afrontar dichos miedos.

 

"Es necesario también Mantener una mente abierta sobre las formas de obtener placer sexual. De hecho, es importante recordar que se puede mantener una relación sexual plena sin necesidad de penetración o que si ambas personas no pueden llegar al orgasmo hay otras muchas alternativas. Asimismo, en ocasiones, el mero hecho de abrazarse o hacerse una caricia puede ser igualmente muy placentero. Se trata simplemente de adaptarse a las nuevas necesidades de los dos miembros de la pareja", ha argumentado la experta.

 

Finalmente, Hernández ha subrayado la importancia de mantener la autoestima, dado que muchas veces las secuelas de las operaciones o de los tratamientos acomplejan al enfermo hasta el punto de no querer mostrarse desnudo ante su pareja o verse incapacitado para mantener relaciones sexuales. En este punto, la doctora ha recomendado fortalecer entre los dos la autoestima por el bien psicológico del enfermo y para continuar con una vida sexual satisfactoria.