La ‘pulga’ Leo Messi sólo admite comparaciones con ‘O Rei’ Pelé

CASI ÚNICO. Lo que ha conseguido el argentino con 22 años sólo lo supera el astro brasileño
EFE

No sólo admite comparaciones con los más grandes de la historia del fútbol, sino que lo conseguido por Leo Messi (Rosario, 1987) con 22 años únicamente lo supera el brasileño Edson Arantes do Nascimiento Pelé. Y es que con su edad actual ni Johan Cruyff ni Diego Armando Maradona, Alfredo di Stéfano, Franz Beckenbauer, Bobby Charlton o Zinedine Zidane alcanzaron los éxitos del argentino, en boca de todos después de su última exhibición en Zaragoza, donde sumó otro hat-trick, el segundo consecutivo en la Liga. Sólo Pelé (Três Corações, 1940), considerado como el más grande de la historia del fútbol, tiene un palmarés mejor que Messi cuando había cumplido los 22 años.

El brasileño ya había conquistado dos Mundiales con la selección de su país, el primero en Suecia (1958) y el segundo en Chile, cuatro años después. Además, Pelé ya había levantado por entonces cuatro campeonatos paulistas con el Santos.

Al margen de esta comparación, por el valor añadido que supone haber conquistado dos Mundiales, Messi pulveriza todos los récords. Individualmente, y sólo en 2009, el argentino ha conquistado 22 títulos, entre ellos el Balón de Oro y el FIFA World Player.

Pero desde que debutó con el Barça, sus títulos se multiplican. Dos Ligas de Campeones, un Mundial de Clubes, tres Ligas, tres Supercopas de España y una Supercopa de Europa; además de una medalla de oro con la selección olímpica argentina y un Mundial sub 20 con la albiceleste.

Messi parece no inmutarse pese a los elogios que a diario le dedica la prensa mundial. Ha marcado once tantos de los últimos quince conseguidos por su equipo, es el líder en la tabla de máximos goleadores y segundo en la clasificación de la Bota de oro, que distingue al mejor goleador de las ligas europeas.

Con 22 años, Johan Cruyff había conquistado cuatro Ligas y una Copa con el Ajax. Con esa misma edad, Maradona había firmado por el Barça y en su palmarés figuraba un título Metropolitano con Boca, además de un Mundial Juvenil con Argentina. Con 22 años, Di Stéfano había levantado una Copa América y una Liga argentina con River Plate; y Franz Beckenbauer, dos Copas de Alemania y una Recopa como jugador del Bayern. Cuando Bobby Charlton ya había cumplido los 22 años, el inglés tenía dos Premier con el Manchester y Zidane empezaba a despuntar.

Messi sólo tiene una deuda pendiente, su juego con la selección argentina. Sólo entonces tendrá la posibilidad de que Calamaro le dedique uno de sus versos, tal vez una canción que empiece: “Messi no es una persona cualquiera, es un hombre pegado a una pelota de cuero...”.