La provincia se vistió de ilusión y sonrisas en una cabalgata muy especial

Los Reyes Magos visitaron varios municipios de Salamanca para dejar regalos y buenos propósitos para 2012. Las imágenes, en esta GALERÍA

Carbajosa de la Sagrada, Villares de la Reina, Peñacaballera o localidades serranas como La Alberca, Mogarraz y Monforte de la Sierra vivieron el día 5 de enero por la tarde unos momentos muy especiales con la visita de los Reyes Magos de Oriente. Su propósito fue el de llenar de ilusiones y de regalos a los niños y mayores del municipio que se dieron cita en una actividad tradicional en cualquier lugar de la geografía española.

Así, en Villares de la Reina, más de 200 niños y niñas de Villares de la Reina han recibido de manos de sus majestades los Reyes Magos de Oriente sus regalos en el pabellón de Ocio y Deporte de Villares de la Reina. La Concejalía de Cultura ha organizada una novedosa Cabalgata de Reyes que ha terminado con el reparto de los regalos.

Cerca de 30 niños y niñas han ayudado a los Reyes Magos a repartir los 150 caramelos. Como Villares de la Reina es un municipio de tradición agrícola, los Reyes Magos han llegado en tres carrozas tiradas por tres tractores y han estado acompañados por nueve coches clásicos que portaban en la baca los regalos que después se han repartido en el pabellón de Ocio y Deporte José Martín Méndez.

La comitiva real ha salido de la nave municipal y ha recorrido las principales calles de la localidad, incluidas las del barrio. Después ha llegado al pabellón de Ocio y Deporte y en él han repartido los regalos a los niños y niñas, que han estado acompañados en todo momento por los pajes de sus majestades y otros niños del municipio para que todo saliese a la perfección.

En Carbajosa, la cabalgata se inició con un desfile de 'majorettes' (exhibición Asociación Cultural de Carbajosa: Agrupación musical y majorettes) y con fuegos artificiales, para deleite de los cientos de niños y no tan niños allí presentes.

Por su parte, Mogarraz también se vistió se de gala para celebrar un año más, la fiesta de los niños, cuya alegría hace la fiesta de los mayores. Por eso el Ayuntamiento, una vez más, hizo gala de imaginación para que lleguen los regalos a todas las personas de la Villa, sin ninguna distinción. En la Fundación de Juan Antonio Melón recibieron a los niños y mayores repartieron sus regalos y les despidieron con un chocolate y bizcochos.

El resto de localidades tambien vivió una noche mágica cargada de buenos deseos, propósitos y... regalos.