La provincia regresa a la normalidad tras el vendaval ‘Xynthia’

Tras el fuerte vendaval que atravesó la provincia de manera rápida pero intensa, dejando cuantiosos desperfectos a su paso, la jornada de ayer transcurrió con total normalidad, incluso el día se despertó con los rayos de sol y con unas temperaturas suaves y con la ausencia del protagonista del sábado, el viento.
E. Gómez

Al respecto, frente a las rachas de viento de hasta 120 kilómetros por hora, ayer amaneció con una leve brisa, prueba de que el vendaval había abandonado la provincia. Precisamente, las rachas máximas de viento que se produjeron ayer fueron de 55 kilómetros por hora y se registraron a las 2.58 horas. La tempestad provocada por la borrasca Xynthia, a partir de las 15.00 horas del pasado sábado causó cuantiosos desperfectos. A medida que transcurrió la tarde, los vientos fueron en aumento hasta alcanzar las rachas máximas en torno a las 17.30 horas, llegando a alcanzar los 120 kilómetros por horas.

Desde primera hora de la tarde, las llamadas al Servicio de Emergencias 112 no cesaron de producirse, todas ellas derivadas de incidencias ocurridas en diferentes puntos de la provincia. Precisamente, los últimos datos facilitados por Emergencias 112 apuntan a que desde las 00.00 horas del sábado hasta la misma hora de ayer, habían recibido 269 avisos procedentes de Salamanca, siendo la provincia con mayor número de llamadas efectuadas. En total, el 112 atendió 8.438 avisos procedentes de la Comunidad, de los cuales, 792 fueron gestionados por el Servicio de Emergencias.

Fue una jornada intensa también para la Guardia Civil, la Policía Local y los Bomberos de Salamanca y la Diputación que ayer continuaban retirando árboles y demás objetos que se habían caído. Al respecto, aunque no pudieron precisar la cantidad de operaciones efectuadas, al seguir trabajando en los desperfectos ocasionados por el vendaval, fuentes del parque de Bomberos de Salamanca detallaron que a lo largo de la tarde y noche del sábado recibieron aproximadamente 300 avisos y ejecutaron unas 200 incidencias. Además de los aproximadamente 17 Bomberos que trabajaron, se unieron otros 22 más que estaban de retén, ya que no daban abasto. Por su parte, la Guardia Civil de tráfico señaló que las carreteras habían vuelto a la normalidad, después de que se retiraran numerosas señales y árboles de la vía. Entre los desperfectos, el tejado del polideportivo de Santa Marta, que quedó levantado por el viento; árboles de grandes dimensiones, como el de diez metros caído en la calle Gütemberg, otros fueron derribados en La Aldehuela, en el cementerio, en el Rollo o en el paseo de Carmelitas; además, de contenedores, señales, carteles publicitarios, antenas, vallas, etc. Nada se libró de los efectos de Xynthia.

Para hoy, se esperan cielos nubosos con precipitaciones débiles en forma de nieve por encima de los 1.100 metros. El mercurio rondará los tres grados de mínima y los once de máxima.