La provincia permanece en alerta amarilla por viento y lluvia

La ola de frío ha dado un respiro a Salamanca con una subida de las temperaturas que hoy alcanzarán los 9 grados pero sigue en alerta amarilla por la lluvia y el viento que podría alcanzar los 80 kilómetros por hora.
S. G. P. / Agencias

El temporal que azota ahora a la provincia lo hace en forma de lluvia y viento. En la madrugada de ayer cayeron hasta 7,3 litros de agua y las rachas de viento alcanzaron los 50 kilómetros por hora, un leve anticipo de lo que le espera a la provincia a partir de hoy con lluvias que podrán llegar a acumular 40 milímetros en doce horas que se unirán a las fuertes rachas de viento.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) sitúa a Salamanca entre las 27 provincias en alerta por fuertes lluvias de la que se libran el resto de provincias de Castilla y León, a excepción de Ávila. Mientras que la alerta por fuertes vientos continúa hoy en la práctica totalidad del país, especialmente en zonas altas de la mitad occidental, donde se esperan precipitaciones persistentes. En el caso de la región, sólo el norte de Burgos se librará de las fuertes rachas de viento.

Nevadas en Castilla y León
Los copos de nieve caídos y acumulados en las últimas horas de la tarde de ayer mantuvieron cerrados el tráfico de vehículos en tres puertos burgaleses, al igual que el sábado, e hizo necesario el uso de cadenas en otros siete altos de montaña de las provincias de León y Burgos, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) a las 20.00 horas.

En concreto, se encontraban cerrados los puertos burgaleses de La Sía (BU-571), Lunada (BU-572) y Estacas de Trueba (BU-570). No obstante, en la provincia de Burgos se necesitaban cadenas para circular por los altos de La Sía (BU-571, entre los kilómetros 0,0 a 5,0), Lunada (BU-572, entre los kilómetros 0,0 a 5,0), Estacas de Trueba (BU-570, entre los kilómetros 7,7 y 11) y Manquillo (BU-820). En la provincia de León se requerían cadenas para circular por Monteviejo (LE-233), Ventana (LE-481) y Foncebadón (LE-142). Sin embargo, la nieve condicionó la conducción en otros seis tramos de carreteras de Castilla y León en León y Segovia. Se trata de la LE-723 en Ambasmestas, la CL-626 en Barrios de Luna y en La Robla y la CL-623 en Otero de las Dueñas mientras que en Segovia esta inclemencia afecta a la SG-112 en Riaza. Además, había placas de hielo en la calzada que obligaron a extremar la precaución en la conducción en otros doce tramos de carreteras en las provincias de Salamanca y León donde sólo nevó ligeramente en la montaña.