La provincia, en alerta amarilla por riesgo de nieve

Tiempo. Un manto blanco ya obligó ayer a usar cadenas en El Cabaco y la Peña de Francia y para hoy se esperan nevadas de hasta 15 centímetros
S.G.P.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) declaró ayer el nivel de alerta amarilla en zonas de montaña de Castilla y León, entre ellas Salamanca, ante la posibilidad de que se registren nevadas moderadas. De esta forma, el nivel de aviso afecta a todas las provincias, salvo a Valladolid, donde no se prevé que la nieve haga acto de presencia. En el resto, el manto blanco podría llegar a acumular entre cinco y 15 centímetros.

La nieve y el hielo ya obligaron ayer a usar cadenas en ocho puertos de montaña de Salamanca, Burgos y León, así como a extremar la precaución en 18 tramos de carreteras de la Comunidad, en su mayoría de la provincia leonesa. El mal tiempo obligó al uso de cadenas en la parte alta del puerto de la Peña de Francia y a partir del kilómetro 8,2, en la población de El Cabaco (SA-203).

El frío vuelve con fuerza a la provincia y los termómetros vuelven a bajar llegando a marcar hoy los dos grados bajo cero, según las previsiones de la Aemet. La cota de nieve estará entre los 900 y los 1.200 metros y las brumas irán acompañadas de vientos flojos o moderados del oeste. Ante el riesgo de fuertes nevadas, la Junta de Castilla y León recomienda a todos los ciudadanos que eviten los desplazamientos por carretera a no ser que sean necesarios. En estos casos, se aconseja extremar las precauciones, asegurarse de llevar cadenas e informarse de las condiciones meteorológicas de la zona a la que se dirige.

Asimismo, siempre es conveniente tener el depósito de gasolina lleno y el teléfono móvil cargado en los vehículos. La Agencia de Protección Civil y Consumo desaconseja, por último, la práctica de cualquier tipo de actividad al aire libre en zonas montañosas durante el periodo de vigencia de la situación de alerta. En caso de emergencia, se debe llamar inmediatamente al teléfono 112.