La provincia de Salamanca pierde 30.700 hectáreas de cereal en solo cuatro años

Cereal, Cultivo

La cebada se convierte en el cultivo más perjudicado con 29.300 hectáreas menos entre 2008 y 2012; colza, garbanzo y girasol aumentan su superficie en un alto porcentaje. Las previsiones para 2013, aún en peores registros, especialmente para la remolacha.

 

 

PREVISIONES PARA 2013

 

CEBADA: 45.896 hectáreas. Sigue bajando.

 

TRIGO: 65.771 hectáreas. Leve aumento respecto a 2012.

 

AVENA: 12.385 hectáreas. Casi 5.000 menos que en 2012.

 

CENTENO: 11.240 hectáreas. 1.000 menos que en 2012.

 

MAÍZ: 18.350 hectáreas. Más de 2.000 hectáreas más que en 2012.

 

REMOLACHA: 1.384 hectáreas. Caída en picaso al sumar 700 menos que en 2012. Puede ser el fin del cultivo.

 

PATATA: 4.700 hectáreas. 300m más que en 2012.

30.679. Ése es el número de hectáreas de ceral que ha perdido la provincia de Salamanca en el periodo 2008 - 2012, siendo la cebada el cultivo más perjudicado de todos con 29.300 hectáreas menos de superficie, según indican los datos facilitados por la Junta de Castilla y León.

 

Estos reflejan además que existen otro tipo de cultivos como la colza, el garbanzo o el girasol que han aumentado su superficie en un alto porcentaje mientras que la remolacha se ha quedado en un nivel casi insignificante.

 

En concreto, los agricultores de la provincia de Salamanca han pasado de sembrar 193.419 hectáreas de cereal de grano a las 162.740 del ejercicio 2012, con la cebada como principal protagonista perdiendo 29.300 hectáreas al pasar de las 79.480 de 2008 a las 50.115 del año 2012.

 

El trigo también pierde supercficie en este periodo de tiempo (1.500 hectáreas), por las 6.200 de la avena, mientras que ganan número de hectáreas el centeno (+3.500) o el maíz (+1.500). Otro tipo de cultivos también gana peso en la provincia de Salamanca, como es el caso del garbanzo (+2.800 hectáreas), el girasol (+4.200) o uno emergente como la colza, que aumenta su superficie en 3.100 hectáreas desde 2008 hasta las 3.320 hectáreas.

 

LA REMOLACHA, EN CAÍDA LIBRE

 

Por último, el caso de la remolacha es muy particular ya que contaba en 2012 con poco más de 2.000 hectáreas sembradas cuando hace solo unos años la cifra se disparaba por encima de las 5.000. La patata, por su parte, muestra más estabilidad con el paso de los años y tan solo ha variado su superficie en 400 hectáreas menos, cifra que varía en función de los precios de cada una de las campañas.