La propuesta de optimización del autobús urbano, a examen entre representantes sociales, profesionales y técnicos

Miembros de la mesa del Plan de Movilidad

El Ayuntamiento de Salamanca ha presentado la propuesta de optimización del servicio de autobuses urbanos a representantes sociales y profesionales de la ciudad de Salamanca, así como a técnicos de diferentes administraciones, con el objetivo de recibir sus propuestas y sugerencias. Alfonso Fernández Mañueco se han reunido ya las Mesas Profesional, Social y Técnica del Plan de Movilidad.

La Mesa Social está integrada por representantes de las dos Universidades, sindicatos, federaciones de asociaciones de vecinos y asociaciones de ciclistas, motoristas, de consumidores y de ayuda mutua, así como Ecologistas y Ciudadanos en Defensa del Patrimonio

 

En la Mesa Profesional están representados comerciantes, taxistas, transportistas de mercancías, empresas de autobuses, autoescuelas, estaciones de ferrocarril y autobuses, ambulancia, de la empresa concesionaria de la ORA y aparcamiento subterráneos.

 

Y la Mesa Técnica reúne a técnicos municipales, de la Junta de Castilla y León y de la Administración del Estado.

 

Esta misma tarde mantendrá también un encuentro con asociaciones de vecinos, como se comprometió también ayer el alcalde de Salamanca.

 

La propuesta presentada por el Ayuntamiento garantiza la calidad del servicio público porque mantiene las 14 líneas existentes, respeta los actuales horarios de prestación del servicio, conecta todos los barrios de la ciudad y mantiene las frecuencias actuales incluso mejorándolas en la línea 2, que unirá Pizarrales con Gran Vía, al pasar de 12 a 10 minutos los días laborables y sábados. La propuesta rebaja en casi 707.000 kilómetros anuales el recorrido de los autobuses urbanos, lo que se traducirá en un ahorro de unos 2 millones de euros. Esta cantidad podrá ser aún mayor cuando se adjudique el nuevo contrato del servicio porque las empresas ofrecerán, previsiblemente, un precio menor por kilómetro ante la situación económica actual.

 

Para lograr estos objetivos, el Ayuntamiento ha apostado por eliminar ineficiencias en los recorridos actuales que aumentan su precio considerablemente sin una mejora para el usuario. La propuesta municipal se basa en evitar duplicidades de trayectos como la reorganización de algunas líneas, caso de la 4 (Cementerio-Los Toreses); reforzar la seguridad vial con la eliminación, en la medida de lo posible, de recorridos sinuosos, como algunas partes de la línea 9 (Capuchinos-El Zurguén); y hacer más atractivo el servicio con la supresión de recorridos sin paradas que pueden salvarse con una pequeña modificación de tráfico, como en la 1 (Cipreses-Buenos Aires) o con muy escasa demanda, como en la 10 (Toreses-Vistahermosa).

 

El Ayuntamiento ha tenido también en cuenta las sugerencias del Plan de Movilidad tanto en la conexión de las estaciones de autobuses y ferrocarril, a partir de ahora con la línea 7 (Campus Unamuno-Prosperidad), como en conectar la nueva sede de la Junta de Castilla y León para dar servicio a los ciudadanos y trabajadores que acudan a estas nuevas instalaciones, con las líneas 7 y 8 (Prosperidad-Chamberí).

 

La propuesta municipal ha atendido, además, las principales sugerencias y alegaciones de las propias Mesas del Plan, que apostaban por el mantenimiento de la actual estructura del bus, la cobertura de todos los barrios de la ciudad y se oponían a la supresión de la línea 10.

 

De las 14 líneas existentes, incluido el servicio nocturno, se mantiene igual que hasta ahora cuatro líneas: la 3 (Garrido-San José por el centro); la 6 (Garrido-San José por hospitales); la 12 (Barrio Blanco-Montalvo II) y la 13 (Huerta Otea-San José).

 

En el resto se introducen modificaciones que, en todos los casos, mantienen la calidad del servicio porque se ha tenido en cuenta la demanda y la racionalidad de los recorridos.