La procesión del Santísimo llena de luz y color las calles de la villa

Programa. No faltó de nada: cultura, actividades infantiles, deportivas y un colofón con la parrillada para las pandas. Cambios. El desfile procesional varió su recorrido por las obras del casco urbano
E. Bermejo

Un sol radiante despertó ayer a los ledesminos que calentaron sus motores festivos ya desde primeras horas de la mañana, cuando la diana floreada y el pasacalles de El Mariquelo anunciaron a los más perezosos que era hora de salir a la calle a celebrar estas fiestas del Corpus que tanto peso tienen en la villa.

Con este segundo día festivo llegaba también la hora de los actos religiosos que tan arraigados están en la tradición más profunda de la geografía patria. Ledesma se convirtió en una localidad multicolor, con personas locales y foráneas que se habían puesto sus mejores galas para la ocasión.

El sol pegaba con fuerza al filo del mediodía, cuando se acercaba la hora de entrar en la iglesia de Santa María la Mayor, el más bello templo de la localidad, donde se celebraría una misa seguida de procesión.

La reina y sus damas, guapísimas, elegantes y custodiadas por sus apuestos acompañantes, ocuparon un lugar de honor durante la eucaristía, ocupando uno de los primeros bancos de Santa María.

Al lado, el orgulloso alcalde de la villa, José Prieto, compartía escaño con las fuerzas vivas de la localidad. Al término de la misa, se llevó a cabo una procesión que este año varió su recorrido por las obras que se ejecutan en el casco histórico de la localidad pero que, en absoluto mermó la alegría y la devoción de quienes asistieron a ella.

Actividades variadas
El resto del día el ambiente festivo imperó en las calles, incrementado por las numerosas actividades que contempla el programa festivo de este año.

Entre ellas, no podía faltar espacio para la cultura, por lo que la sala de exposiciones de Caja Rural acogió la inauguración de una exposición de pintura realizada por artistas de la tierra.

Los niños también disfrutaron lo suyo en el gran parque infantil que se había instalado en el complejo deportivo Los Cardos, donde saltaron y brincaron todo lo que pudieron y algo más.

Por lo que se refiere a los amantes del deporte, el Ayuntamiento les había preparado un triangular de fútbol que este año celebra su vigesimoséptima edición y está más que consolidado en la villa: Veteranos FC Zamora-Veteranos Bletisa FC-CD Ledesma. Huelga decir que los jugadores sudaron lo suyo.

Por último, se celebró otro de los actos estrella del día. En el recinto ferial y las inmediaciones de las casetas tuvo lugar una gran parrillada en honor a todas las pandas, que fue amenizada desde el gran escenario por una discoteca móvil a cuyos sones bailaban explosivas y explosivos gogós, según reza el programa.