La primera de muchas finales

COMIENZAN LAS CRUCES. Halcón Avenida se reencuentra con Bourges en un duelo vital para pensar en el pase. CON TODO. Los dos equipos han reservado en la última semana a sus jugadoras fundamentales
Teresa Sánchez

Bourges y Halcón conviven con normalidad entre los mejores porque son de los mejores. Desde que el equipo salmantino compite en Euroliga siempre ha tenido al francés como rival, aunque al contrario que en esta edición de 2010, en las tres anteriores se midieron en la liguilla y no en eliminatoria directa. Tras esta ronda uno se quedará en el camino y el factor cancha debe ser uno de los factores que permitan a Halcón ser el que siga adelante. Las charras acabaron la clasificación en mejor puesto y por eso comenzarán como locales y, de ser necesario un desempate, también Würzburg será el escenario. En sus tres visitas previas, Avenida nunca ganó en la pista del equipo francés. En la liguilla, sólo el Prague logró imponerse, pero el duelo se remonta a octubre y desde entonces las de Pierre Vincent son intocables como locales. Fallar sería peligroso. El equipo lleva más de una semana pensando en el partido. Las jugadoras más cargadas llegan más frescas y se espera que el juego interior marque diferencias respaldado por un exterior donde el rendimiento de las De Mondt, Torrens o Sánchez ha ganado regularidad.