La prima de riesgo en cinco preguntas

Fernando Rodríguez, profesor del Departamente de Economía Aplicada en la Universidad de Salamanca, aborda el tema 'de moda' en el ámbito económico

1. ¿Qué es la prima de riesgo?

Tres ideas básicas y una adicional como conclusión:

a) Cuando el Estado gasta más de lo que ingresa vía impuestos se ve obligado a cubrir la diferencia con títulos de deuda pública, que trata de colocar (pedir prestado) en el mercado, ofreciendo a cambio una cierta rentabilidad que se suele expresar en forma de tipo de interés anual. Este mercado en el que el Estado emite los títulos de deuda y obtiene financiación se denomina mercado primario.

b) Una vez emitidos los títulos y en poder de los compradores, éstos pueden a su vez transmitirlos en el mercado a otros agentes a cambio del precio que pacten, que también se puede expresar en forma de tipo de interés anual. Este mercado en el que se intercambian títulos de deuda previamente emitidos se denomina mercado secundario.

c) Tanto en el mercado primario como en el secundario, el tipo de interés de los títulos está relacionado con el riesgo de impago, es decir, de que el Estado no pueda devolver en el momento del vencimiento los fondos que el mercado le ha prestado. Si el mercado considera que el riesgo de impago de España es el mismo que el de Alemania, el mercado comprará deuda de ambos países indistintamente (dado que la moneda de emisión es en ambos casos el euro) y los tipos de interés de las emisiones de ambos países serán los mismos. Pero si el mercado considera que el riesgo de impago de España es mayor que el de Alemania, sólo estará dispuesto a comprar títulos de deuda españoles, tanto en el mercado primario como en el secundario, si el tipo de interés de los títulos españoles es mayor, es decir, si los títulos españoles pagan una prima adicional debido al mayor riesgo que implican. Mayor rentabilidad, por tanto, para compensar el mayor riesgo.

d) Pues bien, como indicador de la prima de riesgo de la deuda española se utiliza normalmente la diferencia de rentabilidad en el mercado secundario entre los títulos emitidos a diez años por España y por Alemania. Comparamos con Alemania porque son los títulos a los que el mercado atribuye más solvencia de la zona euro, lo hacemos a diez años para evitar influencias menos relevantes del corto plazo, y nos fijamos en el mercado secundario porque cotiza diariamente (del mercado primario sólo tenemos datos los días en que se producen subastas de deuda, de acuerdo con el calendario establecido por el Tesoro Público que se puede consultar aquí, y en cualquier caso las fluctuaciones del mercado secundario se acaban trasladando igualmente al primario).

2.   ¿Por qué es importante fijarse en la prima de riesgo?

La prima de riesgo es, a la vez, un síntoma de problemas y un problema en sí mismo. Es un síntoma de problemas porque cada vez que la prima de riesgo sube se debe a que está disminuyendo la confianza de los mercados en que España pueda pagar su deuda. Funciona como un termómetro, en definitiva. Pero también es un problema en sí mismo porque, con el volumen de endeudamiento actual, cada punto porcentual en que aumente la prima de riesgo (o bien, como se suele decir, cada 100 puntos básicos) puede suponer un gasto adicional para España de hasta 7.000 millones de euros. Más temprano que tarde, el crecimiento del gasto financiero puede convertir la situación en insostenible.

3. ¿Qué podemos hacer para que disminuya la prima de riesgo en España? 

Bueno, sobre el papel la respuesta es sencilla: por un lado, reducir el gasto público y, en consecuencia, el endeudamiento a marchas forzadas, para indicar a los mercados que no vamos a seguir necesitando tanta financiación, y por otro lado, introducir medidas que faciliten que la economía española retome la senda del crecimiento económico lo antes posible, para que al aumentar “naturalmente” la recaudación de impuestos y disminuir el gasto social pueda disminuir nuestra dependencia de la deuda. Es tentador defender que estas medidas que faciliten que la economía española vuelva a crecer deben venir precisamente de un mayor gasto público, pero con los problemas actuales de financiación de la deuda no parece haber mucha capacidad para hacerlo así. Fallando esta posibilidad, casi la única alternativa que queda es introducir reformas estructurales (mercados laboral y financiero, por ejemplo, aunque también podría ser regulación económica, distribución comercial, energía o incluso… organización territorial) que hagan más atractiva la inversión y más competitiva a la economía española. Las reformas introducidas en España en los últimos meses apuntan en esta dirección, y a la vez tratan de enviar la señal a los mercados (y a Alemania, por cierto) de que el país hará los esfuerzos necesarios para cumplir con los compromisos de equilibrio fiscal.

"Merkel

4. ¿Qué puede hacer Europa para que disminuya la prima de riesgo en España?

Hay básicamente dos opciones. Por un lado, la deuda pública de los Estados europeos podría financiarse de forma conjunta (mutualizada) mediante eurobonos, lo que permitiría un cierto respiro a los países que pagan un precio más alto por su deuda, como es el caso de España. Pero para que España pagara menos por su deuda otros países acabarían pagando más, y esto es especialmente poco interesante para el país que ahora paga menos de todos por su propia deuda: Alemania. No debe sorprender demasiado, por tanto, que en Alemania se opongan a esta vía. Por otro lado, para que bajaran los tipos de interés el Banco Central Europeo podría también intervenir comprando masivamente títulos de deuda española en el mercado secundario, como quizá esté haciendo en este momento, aún a costa de su credibilidad futura. Y también podría, aunque ello requeriría una reforma en profundidad del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, pasar a comprar títulos de deuda en el mercado primario, directamente a los Estados europeos que necesitan financiación. Pasaríamos a otro modelo, por cierto muy lejano del actual.

5. ¿Y si a pesar de todo la prima de riesgo no baja?

El principal problema es el encarecimiento de la financiación del Estado. Durante estos últimos meses se ha considerado la combinación 7-500 como un umbral máximo de sostenibilidad (7 % de interés, 500 puntos básicos de diferencia con los títulos alemanes). Por encima, el coste financiero hace que la situación sea insostenible a medio plazo, y podría hacer necesario un rescate financiero. En esta semana la prima de riesgo del mercado secundario ha llegado hasta los 500 puntos básicos, marcando tipos de interés en el entorno del 6 %. En fin…

Más sobre este tema y otros similares en el blog Contando Habas.