La precariedad bate récords en 2015: uno de cada dos contratos duró menos de un mes en Salamanca

El mercado laboral se precariza a marchas forzadas en Salamanca: sólo el 5% de los contratos son indefinidos mientras más de 50.000 de los trabajados que se han creado a lo largo del año son de menos de un mes. Son la mitad de todos los contratos de 2015.

Trabajo en Salamanca es sinónimo de una alta precariedad. Al menos, para uno de cada dos trabajadores que ha firmado un contrato durante 2015, porque esa es la proporción entre los empleos de menos de un mes y los que superan esa duración (y que tampoco se pueden calificar de estables). Un balance que deja en entredicho cualquier tipo de optimismo sobre la parte que de la recuperación macroeconómica corresponde a esa parte de la economía real que es encontrar un trabajo.

 

El balance del mercado laboral al término de 2015 es demoledor en Salamanca. Las cifras del Ministerio de Empleo hablan por sí solas. A lo largo de 2015 el paro se redujo algo más de un 8% y las listas del Ecyl terminaron con 2.896 personas menos en el paro. Sin embargo, los que lo abandonaron se han encontrado con un mercado laboral marcado por la temporalidad de manera dramática porque lo que se encuentra dura, la mitad de las veces, un mes o menos.

 

 

LA MITAD, DE UN MES O MENOS

 

Según el ministerio, durante 2015 se firmaron en la provincia 106.257 contratos, una cifra elevada, muy por encima de las de los dos años anteriores, pero que no dibuja un mercado laboral sano, sino extremadamente polarizado. Por un lado, los 5.359 contratos indefinidos, el 5% del total. Y, por otro, los 50.588 de carácter precario. Es decir, prácticamente la mitad del empleo que hubo en Salamanca el año pasado.

 

Ese número corresponde con aquellos contratos firmados por un mes o menos, una duración lo suficientemente corta como para considerarlo empleo inestable. Ahí están los 40.747 contratos eventuales de un mes y los 7.135 por obra o servicio y los 2.706 de interinidad a los que el servicio de empleo atribuye una duración inferior al mes; también dentro están los nada menos que 7.500 que han durado menos de una semana.

 

 

MÁS PRECARIEDAD

 

Esta precarización ha ido aumentando y ha batido récords este año. En 2013, por ejemplo, el número de contratos eventuales de un mes fue de 27.673, muy inferior, y representaba un menor porcentaje que ahora. En 2014 ya aumentaron hasta los 35.323 y este pasado 2015 marcaron su máximo. Su protagonismo es total porque, sumados a los de interinidad y obra y servicio (los tipos que con el indefinido acumulan la mayor parte de la contratación), alcanzan esos 50.588 contratos, una cifra inédita.