La práctica ecológica se dispara… pero solo por las ayudas

La cifra de hectĂĄreas ha aumentado en 240 desde el aĂąo 2007

La práctica ecológica en la provincia ha aumentado más del 100% respecto al pasado ejercicio 2010 y la superficie dedicada a esta labor ha hecho lo propio en un porcentaje muy elevado respecto al ejercicio 2009. Así lo indican los datos de profesionales que han optado por esta práctica en lugar de la tradicional, “pero únicamente por las ayudas que reciben y porque observan que las labores tradicionales con el valor de los costes de producción, no son rentables. Es triste pero es así”, señala Pablo García, responsable de esta área en el sindicato agrario COAG Castilla y León.

Esta prĂĄctica hace referencia a todos los trabajos del campo en los que no se emplea ningĂşn producto quĂ­mico ni fitosanitario, por lo que la producciĂłn puede verse mermada en algunos casos y el producto en destino, es decir, lo que paga el consumidor, es un precio un poco mĂĄs elevado del habitual.

Los datos indican que desde el año 2007, el número de activos en esta práctica era de 2, mientras que en la actualidad es de 12, subida desorbitada, pero no muy lejana del resto de provincias de la región. “La subida de esta práctica es similar en todas las provincias; lo único que ocurre es que como en Salamanca el nivel inicial es tan bajo, la subida es mayor, aunque sigue estando en los niveles más bajos de castilla y León”, señala García.

AsĂ­, en 2007 hubo dos profesionales por los 4 de 2008 y 2009 y los 5 de 2010, hasta alcanzar los 12 beneficiarios del presente aĂąo. En cuanto a las ayudas que se reparten los trabajadores del campo se han duplicado entre 2007 y 2010 porque los datos referentes al presente ejercicio 2011 aĂşn no estĂĄn adjudicados.

No obstante, en 2007 los beneficiarios de las ayudas recibieron un total de 4.457 euros, por los 9.180 del aĂąo siguiente, el 2008 o los 9.935 del ejercicio 2009. Finalmente, en el pasado aĂąo, los agricultores se embolsaron 9.915 euros en total.

Aumento de la superficie
Y otro aspecto donde se aprecia la importancia de esta prĂĄctica es en las hectĂĄreas dedicadas a su producciĂłn. Si en el aĂąo 2007 la cifra solo era de 28,46 hectĂĄreas, en el presente ejercicio 2011, el nĂşmero se ha disparado hasta las 268,72. No obstante, la mayor subida responde al trĂĄnsito entre los aĂąos 2009 y 2010, con un salto de 44 a 246 hectĂĄreas.