La Policía vincula a tres de los acusados con otras actuaciones contra la droga

‘Operación Navío’. El instructor del atestado declara que todos los imputados estaban al corriente de que el contenedor guardaba cocaína
EUROPA PRESS

La Policía Nacional de Valladolid que entre los meses de octubre y noviembre de 2007 desarticuló una supuesta red de narcotraficantes, tras intervenir un contenedor procedente de Colombia con 55 kilos de cocaína, que fue descargado en una nave del polígono de Villares de la Reina y detener a ocho personas, relaciona a tres de los presuntos cabecillas con otras tres operaciones investigadas entre los años de 2000 y 2006 en España y Panamá que se saldaron con la incautación de un total de 1.284 kilos de droga, de ellos 1.270 de cocaína y 14 de hachís.

El instructor del atestado de la operación Navío, aseguró ayer que Pedro Domingo F.R. (alias José Luis), José Miguel C. (alias Chori) y Eligio M. (alias Fiti) ya habían sido investigados anteriormente por su supuesta implicación en otras importantes operaciones de narcotráfico. El testigo especificó que ya en 2000 José Miguel C. estuvo en el punto de mira de la Agencia Antidroga de EEUU (DEA) por su presunta implicación en el intento de introducir en España a través de Panamá 320 kilos de cocaína en un cargamento de zapatos, ya que figuraba como remitente del envío, y un año después la Audiencia Nacional le investigó por otro cargamento de 950 kilos de la misma sustancia.

Además, el funcionario mantuvo su convicción de que otras dos de las ocho personas juzgadas, Pedro Domingo F.R. y Eligio M., fueron quienes “dirigieron” otra operación de narcotráfico investigada en 2006 por la Udyco de Oviedo saldada entonces con la ocupación de 14 kilos de hachís y la detención de dos ciudadanos de origen marroquí.
“Todos ellos estaban al corriente de que el contenedor contenía cocaína y colaboraban en distinto grado”, dijo el testigo, quien en un primer escalafón organizativo situó al Chori y a Pedro Domingo F.R., del que aseguró que, dada la grave ludopatía que sufría, “engañaba a todo el mundo pues la mayor parte del dinero que obtenía se lo jugaba”. También colocó en un lugar destacado a Eligio M. (Fiti), quien en una conversación telefónica llegó a asegurar que si la cosa salía bien se retiraba. El juicio estuvo a punto de suspenderse al objeto de que Vigilancia Aduanera aclarara por qué autorizó a Pedro D.F.R. retirar el contenedor que se encontraba en zona franca del puerto de Valencia, pese a no ser el representante legal de la empresa que figuraba como receptora del mismo.