La Policía Nacional arresta a cuatro personas tras intervenir en dos reyertas

Paseo de Los Madroños. Tres hombres se enfrentan con un punzón y con barras.
E. G.

La Policía Nacional detuvo el pasado miércoles por la tarde a cuatro personas después de intervenir en dos reyertas.

Sobre las 20.30 horas, en el paseo de Los Madroños, los agentes llevaron a cabo las tres primeras detenciones después de que recibieran el aviso de que en esta calle se estaba produciendo una pelea entre varios individuos. En el lugar, los agentes observaron tres hombres, dos de ellos con barras de hierro y otro con un punzón, todos ellos se encontraban alterados y se profirieron amenazas de muerte. Pese a la presencia policial, los arrestados continuaron con la misma actitud, aunque en ese momento arrojaron los objetos al suelo.

Las labores de arresto fueron complicadas, llegando incluso alguno de los agentes a presentar lesiones. Los tres detenidos son E. A. P., súbdito de Santo Domingo, de 40 años, con tres antecedentes; F. E. V. M., ciudadano de la República Dominicana, de 33 años; y A. J. M. J., de 33 años, súbdito panameño, con 10 antecedentes. A todos se les imputa un delito de lesiones y amenazas. Los arrestados, que retiraron las respectivas denuncias, quedaron en libertad con cargos tras declarar en el Juzgado de Guardia.

Más tarde, a las 22.45 horas, la Sala del 091 avisó de que en la calle Van Dyck, confluencia con Alfonso de Castro, se estaba produciendo otra pelea. Cuando los agentes llegaron encontraron a un hombre, M. A. S. J. B., de 43 años, profiriendo amenazas y gritando que le habían pegado una paliza. Mientras los agentes intentaban averiguar las circunstancias de los hechos, el detenido, que presentaba síntomas de embriaguez, trató de agredirlos, amenazando a los efectivos, e incluso, agarrando y empujando a uno de ellos, tratando de tirarle al suelo. Pese a la actitud agresiva del arrestado, los agentes consiguieron reducirlo y detenerlo como presunto autor de un delito de atentado, resistencia y desobediencia, así como amenazas. Durante su traslado a las dependencias policiales y una vez allí, el arrestado continuó con el mismo comportamiento. El delito se quedó finalmente en una falta y en los próximos días se celebrará un juicio rápido.