La Policía Local reforzará la vigilancia nocturna ante los excesos de una veintena de locales

Una patrulla de la Policía Local, en una actuación en el centro de Salamanca.

El equipo de Gobierno apuesta por incrementar la presencia policial en la noche salmantina tras los últimos sucesos, pero no pone coto a los incumplimientos, comprobados, de muchos locales: un informe independiente constata que una veintena se saltan la normativa de manera reiterada.

La puesta en marcha de un plan de ocio nocturno de calidad no ha servido, por el momento, para poner freno a algunos de los acontecimientos que pusieron a Salamanca en la picota el pasado verano. Los excesos en la dispensación y promoción del abuso del alcohol y sus consecuencias siguen patentes: el pasado fin de semana se saldó con un herido en una pelea con arma blanca en la plaza de Santa Eulalia. Sin embargo, las medidas que propone el Ayuntamiento de Salamanca no satisfacen a la oposición.

 

Según el grupo municipal Ganemos, el concejal del área, Fernando Rodríguez, y el jefe del cuerpo, José Manuel Fernández, han planteado un incremento de los dispositivos nocturnos de la Policía Local como respuesta a las peleas nocturnas. De este modo, se incrementaría la vigilancia como ya se ha hecho en puntos como la Plaza Mayor, vigilada casi permanentemente, en lugares por determinar. Se desconoce si esta vigilancia se centrará en las zonas donde está la veintena de locales que han sido identificados como fuente de los problemas. Según el informe independiente que se entregó a los miembros del plan de ocio, son 22 los locales nocturnos en Salamanca que, de manera reincidente, incumplen la normativa sobre promoción o precios.

 

Por contra, el grupo Ganemos Salamanca considera que, con un plan de ocio nocturno de calidad en marcha, lo más indicado es reforzar las acciones de prevención. No se opone a intervenir en caso de constatar consumo excesivo y promoción descarada del alcohol, como se hace a través de los '2x1' y los precios de saldo que tienen algunos locales. Pero apuesta también por actuar de forma decidida contra prácticas como las barras libres en lugar de limitarse a reforzar la vigilancia policial e incrementar la presión con sanciones.