La Policía Local presta un servicio de 24 horas desde primeros de mes

Objetivo. 26 agentes velan por la seguridad de los 14.900 vecinos censados y cinco mil sin empadronar. Normativa. El número ideal de policías por cada mil habitantes es de 2 y el aconsejable se sitúa en 1,5
E. BERMEJO

Santa Marta de Tormes tiene desde el pasado día 1 de marzo 24 horas de vigilancia por parte de la Policía Local, una de las principales prioridades del equipo de Gobierno y una de las reivindicaciones más demandadas por los vecinos, máxime desde que entrara en vigor la nueva ordenanza municipal sobre protección de los bienes públicos, convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales.

Este servicio es posible después de la ampliación del número de agentes el verano pasado en que, como se recordará, se incorporaron a la plantilla cinco nuevos policías, que hacen un total de 26, cifra que es suficiente de momento para velar por los derechos y obligaciones de más de 14.800 vecinos censados y cerca de 5.000 sin empadronar que es, aproximadamente, la población que tiene en la actualidad el municipio transtormesino.

Por lo que se refiere a la normativa sobre el número de agentes necesarios para una población de estas características, cabe señalar que la cifra actual cumple con la legislación vigente ya que, hasta el pasado mes de julio, la ratio era de 1,3 policías locales por cada 1.000 habitantes, mientras que la cifra ideal es de dos y la aconsejable de 1,5, que ahora se ha alcanzado.

En julio, pues, se completó una plantilla con cinco nuevos agentes que cumplieron con el preceptivo periodo de prácticas en la localidad, lo que cierra de momento una de las principales reivindicaciones ciudadanas, el turno de 24 horas, ya que hasta ahora prestaban el servicio hasta las 01.00 horas de la madrugada, momento en que se hacía cargo la Guardia Civil, dada la falta de personal necesario.

Por lo que se refiere a la plantilla actual, cuenta con 25 policías locales y uno de segunda actividad, que se creó con cargo a los Presupuestos de 2008, (situación a la que llegan los agentes de entre 55 y 60 años, y en el caso de que sufran una discapacidad transitoria que ya no les permita ejercer las funciones directas de policía). La persona que se encuentra en esta fase ha pasado a tener otras atribuciones dentro del Cuerpo, como puede ser administrativo, inspecciones urbanísticas o tributarias. Este puesto tiene la ventaja de descargar de trabajo a otros compañeros que están haciendo, además, otras tareas en materia de seguridad o de tráfico, por lo que van a poder dedicarse exclusivamente a ello.

Una vez cerrados los cuadrantes de la nueva plantilla, se han puesto en marcha el servicio nocturno y el de fines de semana, muy demandado para hacer hacer frente a los numerosos actos de gamberrismo que se producen en la localidad.