La Policía Local efectuó más de una treintena de actuaciones contra el consumo de alcohol en la calle

Los dispositivos policiales salmantinos inciden especialmente en todas aquellas zonas o lugares públicos, calles o plazas, en los que se ha detectado una mayor afluencia y concentración de personas consumiendo alcohol o estupefacientes.

Durante el primer semestre del año actual, la Policía Local de Salamanca ha inspeccionado 273 establecimientos públicos (principalmente bares, pero también tiendas, quioscos o similares), 62 de ellos en relación con la venta y el consumo de bebidas alcohólicas por menores de edad. Por otra parte, en cuanto a la lucha contra el consumo de alcohol en la vía pública, se han  efectuado 33 actuaciones operativas, la mayor parte de ellas de carácter preventivo.

 

Los dispositivos policiales inciden especialmente en todas aquellas zonas o lugares públicos, calles o plazas, en los que se ha detectado una mayor afluencia y concentración de personas consumiendo alcohol o estupefacientes. Estas actuaciones preventivas se han desarrollado principalmente en la vaguada de la Palma, la plaza de la Merced, el campo de San Francisco, el cerro de San Vicente y el parque de los Jesuitas.

 

Por lo que a los establecimientos se refiere, además de las 62 inspecciones relacionadas con el consumo de alcohol por menores de edad, se realizaron otras 211 actuaciones: 86 inspecciones genéricas, principalmente en materia de licencias, seguridad y aforo; 68 verificaciones de los horarios de cierre y 57 precintos o desprecintos, bien de los propios locales, de su propia actividad o de los aparatos musicales.

 

En relación con la instalación de terrazas, en el primer semestre se dio cumplimiento a 155 órdenes de servicio para la supervisión zonificada de todas y cada una de las terrazas ubicadas en las vías públicas de la ciudad, verificando su adecuación a la normativa en vigor en cuanto a espacio ocupado, número de veladores autorizado y cumplimiento horario.

 

La Policía Local viene realizando periódicamente campañas de información dirigida a los establecimientos públicos (bares, tiendas, supermercados, quioscos, etcétera) con el fin de erradicar el consumo ilegal de bebidas alcohólicas, especialmente por parte de los menores de edad. Los establecimientos transgresores pueden ser sancionados, una vez tramitados los respectivos expedientes, con multas de hasta 6.000 ó 12.000 euros y la clausura temporal de los locales.

 

La ordenanza municipal para la Prevención del Alcoholismo establece en sus artículos 9 y 12 la prohibición sobre la venta y el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, declarando además la responsabilidad de los titulares, gerentes o encargados de los establecimientos en los que produzcan las vulneraciones a la normativa. Igualmente, es de aplicación en las inspecciones efectuadas la Ley de prevención de Drogodependencias de Castilla y León.

 

Las medidas cautelares consisten, por supuesto, en la intervención de las bebidas alcohólicas que se consuman, vendan o distribuyan fuera de los lugares y formas autorizadas, especialmente en la vía pública, así como en la intervención de la mercancía donde se ejerza la venta, distribución o suministro de bebidas alcohólicas cuando se produzcan infracciones tanto a la ordenanza municipal como a las licencias de actividad o apertura.