La Policía Local efectúa controles de transporte escolar en colaboración con la DGT

Se va a llevar a cabo, en todo el término municipal y entre los días 25 de febrero y 3 de marzo, controles especiales sobre el transporte escolar y de menores.

Esta campaña se efectúa en colaboración con la Dirección General de Tráfico y en cumplimiento de la programación de las Campañas y Operaciones de Control para el año 2013, sin perjuicio de la vigilancia normal que se realiza durante todo el año.

 

El objetivo de esta iniciativa consiste en garantizar que todos los vehículos dedicados al transporte escolar cumplan con los requisitos sobre condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores que se recogen en el Real Decreto 443/2001. En estas inspecciones de control se supervisan, por un lado, las autorizaciones genérica y especial de cada vehículo, la ITV, el seguro obligatorio y el de responsabilidad civil, el permiso de conducción y la autorización especial de cada conductor, así como su estado físico y la posible presencia del alcohol en la conducción.

 

Por otro lado, se inspeccionan los dispositivos de funcionamiento de las puertas de servicio y emergencia, la utilización de los sistemas de retención y de los cinturones de seguridad, los aparatos luminosos y la señalización específica de transporte escolar, la manipulación del tacógrafo, el exceso de tiempo de conducción o la minoración de los descansos. Precisamente, es de especial importancia el control sobre la existencia y uso del cinturón de seguridad, ya que una colisión a solo 30 kilómetros por hora provocaría, inevitablemente, que un niño saliera despedido si no dispusiera del dispositivo de sujeción.

 

Con esta campaña especial se trata de certificar que los vehículos que prestan este tipo de transporte reúnan las condiciones técnicas adecuadas, y que tanto éstos como el personal de servicio dispongan de las autorizaciones exigibles. A pesar de que el autobús es el medio de transporte que presenta el índice de lesividad más bajo (14 veces inferior al del automóvil), la especial sensibilidad social sobre los menores hace obligatoria la verificación rigurosa de estos controles de seguridad, especialmente si se tiene en cuenta que el autobús es el sistema más utilizado para el transporte escolar de niños.

 

La realización de estos controles resulta fundamental en las zonas urbanas, especialmente en determinados lugares donde existe una mayor concentración de colegios.