"La Policía Local de Santa Marta es una auténtica bomba de relojería"

Sindicatos policiales denuncian el "caos" en la Policía Local de Santa Marta con solo dos agentes al servicio de los ciudadanos en las calles muchos días. También aseguran que hay "amenazas" por parte de cuerpos superiores.

La sección sindical del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España, de Santa Marta de Tormes, junto al sindicato USO en la localidad salmantina, sindicatos con
mayor número de afiliados, han hehco público un comunicado en el que quieren dar a conocer el absoluto “caos organizativo” en el que se encuentra sumida la plantilla de Policia Local de este municipio.

 

Así, denuncian que la actual plantilla de la Policía Local "cuenta con un Inspector, un Subinspector, tres Oficiales y 20 agentes para cubrir las 24 horas del día, 365 días al año. Tras la nueva reestructuración organizativa impuesta por la Jefatura, los 5 mandos de
esta Policía, tienen un cómodo horario de oficina, de lunes a viernes por la mañana,
dándose la paradoja de que muchas mañanas hay 5 policías (mandos) en la oficina y solamente 2 agentes realizando labores de patrullaje al servicio de nuestros vecinos",
denuncian en un escrito.

 

Esta desorganización, prosigue el escrito, afecta directamente al servicio que se presta a los vecinos, minimizando la presencia policial en la calle. "También afecta a las tardes, noches y fines de semana al contar con menos medios policiales por encontrarse los mandos descansando. Esta circunstancia provoca que durante la mayor parte de la jornada, los policías tengan que tomar decisiones que no les corresponden, en total desamparo al no existir ningún mando responsable de turno, exigiéndose por parte de la Jefatura responsabilidades".

 

Asimismo, estos mandos desarrollan “labores administrativas de despacho”, dejando el trabajo “de calle” para los agentes. Igualmente, se ha exigido a los agentes la realización de todo tipo de informes, "que corresponden a estas categorías superiores, e incrementando brutalmente la burocracia, lo que conlleva un mayor tiempo de los agentes elaborando informes en vez de patrullando".

 

Estas circunstancias se han puesto en conocimiento de la Alcaldía sin que se haya planteado ninguna solución al respecto. Las quejas de los agentes han desembocado en una política del miedo, "con amenazas constantes de expedientes disciplinarios, órdenes por escrito y contraórdenes verbales continuas no sabiendo los agentes a qué atenerse, solicitándoles informes por cualquier circunstancia, amenazas veladas etc, desembocando en un clima laboral irrespirable".

 

Para la realización de servicios extraordinarios remunerados, existía un protocolo equitativo de llamamiento por orden, esto ha dejado de respetarse, siendo utilizado como una herramienta más para premiar a los que los mandos consideren.

 

Por todo ello, "queremos poner en conocimiento de la ciudadanía la nefasta organización imperante, dirigida claramente a beneficiar las condiciones laborales de los mandos policiales en detrimento del servicio que los santamartinos se merecen y la política del miedo establecida para silenciar a los policías. La situación de la Policía Local de Santa Marta es una auténtica bomba de relojería".