La policía en bici y el 'multacar' se pasan a los coches híbridos

Una grúa del servicio municipal retira un coche.

El nuevo contrato para renovar 30 coches del Ayuntamiento incluye híbridos para la policia turística, la que patrulla en bicicleta, y para el multacar; ambos estarán rotulados y serán reconocibles. El resto hasta cinco híbridos, dos camuflados y otro oficial.

El Ayuntamiento de Salamanca ha dado a conocer ya los detalles del contrato para la renovación de la flota municipal que consiste, fundamentalmente, en la sustitución de una treintena de coches al servicio de la Policía Local. El contrato tiene un montante de 1,5 millones para pagar el leasing de los nuevos coches, es decir, que incluye un alquiler y el mantenimiento de estos vehículos que no quedan en propiedad, sino que están al servicio del consistorio durante los próximos cuatro años.

 

Hace unos días ya se supo que varios de estos coches, cinco, serían híbridos, los primeros de este tipo para la Policía Local de Salamanca. Ahora sabemos por el pliego de condiciones que al menos dos de los vehículos híbridos estarán destinados a la denominada policía turística y al multacar.

 

Según el pliego de condicones, dos de los coches patrulla serán híbridos. En las condiciones de los vehículos contratados, se especifica que uno de ellos, rotulado, es para la policía turística y otro, también rotulado, aparece aparejado al servicio del multacar. En el caso de la policía turística, este cuerpo es el conocido porque, en verano, algunos de sus agentes hace las rondas en bicicleta.

 

La elección tiene su lógica porque ambos servicios suelen transitar con frecuencia por calles peatonales y del centro, y en el caso del multacar hace muchos kilómetros, con lo que aprovecharán mejor las características de los híbridos: menor consumo, posibilidad de circular en eléctrico y ausencia de ruidos.

 

A ellos hay que sumar otros dos híbridos camuflados, es decir, sin rotular para servicios de la Policía Municipal. Y uno más para las definidas como incidencias, en este caso, uno de los denominados coches oficiales, los que usan alcalde y concejales, que pasarán a utilizar tecnologías híbridas que ya se han impuesto en los coches de representación de ayuntamientos como el de Madrid.

Noticias relacionadas