La Policía detiene a 28 personas y desmantela el laboratorio de speed más importante de la región

Se trata de una "compleja organización" dedicada a la elaboración y el tráfico de droga en Castilla y León. La Policía se ha incautado de 24 kilos de speed, 170 kilos de hachís, 229.000 euros, once vehículos y diversas armas.

OPERACIÓN YOGUR

 

28 detenidos en Valladolid, Palencia, Burgos y León

 

24 kilos de speed

 

170 kilos de hachís

 

2 kilos de ketamina

 

MDMA, heroína y LSD

 

229.000 euros en efectivo

 

Once vehículos

 

Una escopeta, una pistola y armas blancas

 

Desmantelado el laboratorio de speed más importante de la región

El Cuerpo Nacional de Policía ha elevado hasta 28 las detenciones las practicadas en el marco de la ‘Operación Yogur’ en el que se ha desmantelado una importante banda dedicada a la elaboración y el tráfico de sustancias estupefacientes. La operación, que comenzó en enero de 2015, ha logrado desmantelar en un chalé de la localidad burgalesa de Roa de Duero el laboratorio más importante de speed de Castilla y León.

 

Así lo han explicado este miércoles el delegado del Gobierno, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien ha estado acompañado del Comisario provincial de la Policía, Francisco López Canedo, y el comisario de la Brigada de Policía Judicial, Jesús del Amo, encargado del operativo.

 

Además del desmantelamiento del laboratorio se han incautado 24 kilos de speed, 170 kilos de hachís, dos kilos de ketamina y diversas cantidades de MDMA, heroína y LSD; 229.000 euros en efectivo, once vehículos una escopeta y una pistola, además de armas blancas. Se han realizado 25 registros domiciliarios y se han detenido 28 personas, una quincena en la provincia de Valladolid.

 

“La estructura era muy compleja”, tal y como ha desvelado el comisario Del Amo. “Ha sido un proceso ascendente, comenzamos por localizar la venta de droga al menudeo y se ha conseguido llegar al punto de partida y de transformación de droga”. No obstante, el delegado del Gobierno no daba por cerrada la operación y aún pudiera restar “algún fleco”.

 

Las pesquisas mostraron la existencia de una estructura criminal dedicada al tráfico de estupefacientes y ramificada en cuatro provincias de Castilla y León (Burgos, Valladolid, Palencia y León). “Eran muy meticulosos y se repartían las tareas, funcionaban con una jerarquía muy definida y la sofisticación llegaba hasta disponer de moneda falsa”, explican desde la Policía.

 

El foco principal de producción de la droga se localizó en la bodega de un lujoso chalé de la localidad de Roa (Burgos). Las sustancias se ocultaban en dos 'caletas' (almacenes) de Aranda de Duero y Valladolid, para su distribución final en Valladolid, León, Palencia, Medina del Campo, Sahagún, Pedrajas, Mojados y Villamuriel, entre otras.

 

La organización no dudaba en utilizar el uso de la fuerza si fuera necesario. Por el momento de las 28 personas detenidas, once ya están en prisión preventiva en la cárcel provincial de Villanubla. Según ha explicado López Canedo los detenidos de Valladolid pertenecen “a un conocido clan de mercheros de los barrios de La Rondilla y la Overuela”.

 

La investigación y la operación ha sido desarrollada por agentes del Grupo III y VIII de Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Valladolid, con la colaboración de la VII Unidad de Intervención Policía, Guías caninos, Comisaría Provincial de Palencia, Comisaría de Aranda de Duero y de León.