La Policía desarticula una red dedicada a la explotación sexual

Operación. Detienen a 15 personas que coaccionaban a mujeres para ejercer la prostitución en régimen de esclavitud. Provincia. Los arrestos se realizaron en dos clubes de la capital y Calvarrasa de Abajo
S.G.P.

La Policía Nacional desarticuló ayer en Salamanca un grupo organizado compuesto por ciudadanos rumanos, españoles y brasileños, dedicados a la captación, transporte y explotación sexual de mujeres extranjeras, obligadas a ejercer la prostitución en dos clubes de alterne de la provincia.

Según informaron fuentes policiales, la investigación se inició a finales del año 2009, al tener conocimiento de la posible existencia de una serie de personas que captaban mujeres en países extranjeros, europeos y sudamericanos, para introducirlas en España con fines de explotación sexual.

La red obligaba a las mujeres a ejercer dicha actividad, bajo el férreo control que caracteriza a este tipo de organizaciones. Una vez en Salamanca eran trasladadas a pisos que compartían con otras víctimas y con miembros de la organización, hombres y mujeres, todos ellos de nacionalidad rumana, los cuales realizaban distintas funciones plenamente diferenciadas dentro de la organización, como eran la captación, el transporte y explotación sexual, existiendo controladores del ejercicio sexual, transportistas y vigilantes domiciliarios.

Deuda con los captores
Las mismas fuentes detallaron que a las mujeres se les comunicaba que habían contraído una deuda con los captores y propietarios, que tenían que saldar ejerciendo la prostitución en el club Venus, situado en el Polígono de los Villares y en el 501, en la carretera M-501, en Calvarrasa de Abajo. Se les imponía unas condiciones de servicio que consistían en el abono de 500 euros mensuales, más otros 45 diarios en concepto de plaza y el 50 por ciento de los ingresos obtenidos de los clientes. Durante el tiempo de su “esclavitud”, añadieron, nunca podían salir solas a la calle y se encontraban detenidas ilegalmente, tanto en los domicilios donde residían como en el club. Debido a la dificultad de la trama, la labor de investigación se prolongó hasta la mañana del pasado día 15, que fue cuando se ejecutó la fase operativa, efectuándose en primer lugar una entrada y registro en un domicilio de la calle Cortes de Cádiz, lugar donde se practicaron diez detenciones, entre ellas la del principal miembro de la organización, M.B., de nacionalidad rumana de 43 años, por delitos relativos a la prostitución, asociación ilícita, amenazas y coacciones. El resto de los detenidos, son 4 varones rumanos, S.M., de 42 años; M.D., de 28; V.M., de 27 y L.S.D., de 27; 6 mujeres de la misma nacionalidad, N.T., de 22; I.B., de 37; V.G., de 28; E.G., de 18; D.P., de 21 años y M.M., de 27, además del varón natural de Salamanca, I.R.B., de 37 años.

Después se efectuó la entrada y registro en el club ‘501’, donde se detuvo a otros tres miembros y a dos mujeres extranjeras que ejercían la prostitución y se encontraban en situación irregular en España, cuyas iniciales son L.M.C., vallisoletano de 46 años, P.J.A.M., salmantino de 29 y H.M.D.P., brasileño de 34.