La polémica lona aneja a la iglesia de San Martín no aguanta ni un mes

Fotos: Carmen Armijo Herrera

Las rachas de viento de los últimos días han rajado el lienzo y lo han movido de manera que ya no cumple su función de tapar por completo los resto del edificio derruido que hay en el solar.

La lona que cubre el solar del edificio derruido junto a la Iglesia de San Martín, cuya tardanza en su colocación supuso la apertura de un expediente sancionador por parte del Ayuntamiento de Salamanca, ha durado menos de un mes en buen estado. Se colocó el pasado 4 de diciembre y ayer mismo ya estaba rasgada y se ha movido de tal forma que ya no cumple su tarea de tapar los restos de escombros que hay en el solar, afeando así, nuevamente, una de las zonas turísticas más transitada del centro salmantino.

 

 

Ni la instalación, ni el material del lienzo han soportado las condiciones climatológicas de los últimos días en Salamanca. El viento ha podido con ella.

 

 

El derrumbe del edificio se produjo el día 4 de septiembre con las obras de demolición en la calle Quintana, junto a la céntrica iglesia. Según denunciaron vecinos mientras se hacían los trabajos, se estaba derribando parte del muro del templo. La situación obligó a que se personara la Policía Local y arquitectos municipales para paralizar las obras al comprobar que la pared de la citada iglesia estaba siendo dañada.

 

La empresa propietaria del solar, varios meses después, fue objeto del expediente sancionador por el retraso en la colocación de una lona, parapeto ornamental que debe impedir que las obras estropeen las vistas de un punto neurálgico de la ciudad.