La población inmigrante se multiplica por diez desde 1996 pero sufre un retroceso del 10% en el último año

(Foto: Chema Díez)

La búsqueda de oportunidades tiempo atrás ha favorecido la llegada de extranjeros pero la crisis económica ha tenido el efecto contrario.

Salamanca acoge en la actualidad a un 10% menos de inmigrantes que en el año anterior. Así lo indican las cifras facilitadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que reflejan además que la población inmigrante se ha multiplicado por diez desde 1996 hasta 2012, pasando de los 1.570 a los 17.831 ciudadanos foráneos del pasado ejercicio.

 

Esta cifra se ha mantenido al alza con el paso de los años con 2.362 inmigrantes en el año 2000, 8.838 en 2004, 15.355 en 2008 a la cifra actual de 16.086, que ha sufrido un retroceso del 100% en el último año, motivada por la crisis económico, que ha hecho que ciudadanos inmigrantes hayan abandonado la provincia de Salamanca ante la escasez de oportunidades actuales.

 

Por nacionalidades, la mayoría de los ciudadanos foráneos provienen de países de la UE (Rumanía, Inglaterra, Alemania…) con 6.020 en la actualidad por los 8.028 de 2012, un descenso notable, mientras que en 1996 tan solo había 1.044 residentes de esta nacionalidad.

 

En el ránking le siguen los americanos, cuya cifra se eleva hasta los 5.593 ciudadanos en 2013 por los 5.940 del año anterior, seguidos de los africanos (3.049) o los asiáticos, que son minoría y no alcanzan el millar de personas.

 

Por tanto, las cifras del INE dejan claro además, que la pérdida de población que ha sufrido Salamanca (5.586 personas) se debe en una proporción alta a la ‘huída’ de los ciudadanos extranjeros, cuya cifra se establece en 1.751 menos con motivo de la crisis económica y de la falta de oportunidades.