La Plaza Mayor y la de Barcelona tendrán párkings subterráneos

Motivos. La construcción del nuevo Consistorio obliga a suprimir las plazas de Veralux, por lo que se crearán pequeños aparcamientos de una planta en zonas próximas que requieran renovación de redes
E.BERMEJO
Santa Marta de Tormes tiene cada vez mayor número de vehículos y menos plazas de aparcamiento. Uno de los últimos disgustos que se han llevado los conductores es la supresión de las plazas que había en el solar municipal de Veralux, aunque los vecinos sabían que era una medida temporal por cuanto la parcela estaba destinada a acoger el nuevo Ayuntamiento del municipio, cuyas obras acaban de empezar en las inmediaciones del antiguo Infanta Elena.

La Corporación municipal es consciente de la preocupación ciudadana acerca de este asunto, por lo que ha habilitado algo más de 20 plazas de aparcamiento en una zona que hay detrás del actual Consistorio.

Como se recordará, una de las medidas que figuraban en el programa electoral del equipo de Gobierno era la construcción de un aparcamiento subterráneo en la Plaza Mayor o sus inmediaciones, que, finalmente, no se hizo porque la inversión era mucha y las garantías de rentabilidad muy pocas, además de que las aguas subterráneas hacían muy difícil la construcción de un subterráneo de varias plantas al uso.

Por este motivo, el equipo de Gobierno ha decidido ubicar varios párkings en zonas próximas a la que será la plaza del nuevo Ayuntamiento. “Elegiremos placitas como la de Barcelona, la Plaza Mayor, o una que hay en las proximidades del Paseo Fluvial y la calle Antonio Machado, que necesiten una remodelación de abastecimiento o saneamiento, con lo cual podríamos hacer las dos cosas a la par, sin tener que abrir dos veces”, señala el alcalde, Javier Cascante.

En este sentido, recalca que se tratará de pequeños aparcamientos subterráneos, “no a nivel de superficie”, y de un solo piso, por el nivel freático que hay prácticamente en toda la localidad por su proximidad con el río.

De momento, tal y como asegura Cascante, es una declaración de intenciones, pues ahora toca entrar de lleno en el estudio de la situación, ver cuánto cuesta y si hay que hacer obras para renovar las redes de abastecimiento y saneamiento.

Lo que está claro, según se desprende de sus declaraciones, es de la necesidad de que el municipio cuente con más zonas para aparcar, toda vez que, tanto la población como el número de vehículos, siguen al alza y se hace más que necesario contar con un lugar para dejar los coches.

En su día, el Ayuntamiento encargó un estudio de tráfico a una empresa especializada en la gestión de aparcamientos subterráneos, dado que era una cuestión prioritaria. Dicho informe incluía los días con mayor afluencia de personal y los horarios en que acudían mayoritariamente a la localidad, entre otros muchos factores, así como la predisposición de los ciudadanos a pagar por dejar su vehículo en un párking.

La idea del equipo de Gobierno era construirlo en la Plaza Mayor, aunque se estudiaron otros lugares céntricos, y reflejaba, entre otros puntos, su posible ocupación.