La Plaza Mayor, libre de zanjas después de dos meses

Uno de los pabellones de la Plaza Mayor, esta mañana.

La Plaza Mayor luce sin rastro de las obras que la han ocupado por fases durante los dos últimos meses. Se han terminado justo a tiempo para la Semana Santa.

Este miércoles, día 16 de marzo, la Plaza Mayor está libre por primera vez de maquinaria, obreros y zanjas. Después de algo más de dos meses, las obras para cambiar tuberías y poner una nueva instalación eléctrica en el subsuelo del ágora salmantina han finalizado, justo a tiempo para estar despejada en Semana Santa, cuando es escenario de numerosos actos. 

 

Todavía este martes se podía ver alguna zona vallada para rematar las obras, pero este miércoles la Plaza Mayor está completamente despejada. Han sido dos meses y unos días desde que, el pasado día 13 de enero, empezaran las actuaciones. En un principio, su duración prevista era de diez semanas, un plazo muy ajustado para terminar a tiempo para las procesiones. De hecho, de haberse ceñido al plazo dado por el Ayuntamiento de Salamanca, no hubieran estado terminadas hasta el día 23 de marzo, ya pasado el Domingo de Ramos.

 

Por este motivo, y casi nada más empezar, se ordenó un refuerzo de medios para acelerar las obras y poder terminarlas a tiempo; en concreto, han durado nueve semanas, por debajo del tiempo marcado. Las obras han afectado a los cuatro pabellones de la Plaza Mayor y se han hecho por fases para reducir al máximo las molestias: no se ha empezado una nueva fase hasta terminada la previa. A la hora de levantar la superficie también se ha tenido precaución de no afectar a la actividad de las terrazas y también se han usado elementos que reducían el impacto estético.