La Plaza Mayor despide el olor a papel y cultura con un puñetazo a la crisis

Los libreros se muestran "muy satisfechos" en esta nueva edición de la Feria del Libro, venciendo a las dificultades con el papel en mejor estado.

Olor a papel y tinta, palabras encadenadas que cuentan una historia y muchos lectores ávidos de encontrar la suya. Pero todo en la vida tiene su final y la Plaza Mayor también ha tenido que decir adiós a la Feria del Libro 2013, con un balence "positivo y esperanzador" para los profesionales de un sector que ha vivido golpeado por la crisis.


Ahora, y después de muchos años de "penurias", el papel ha cogido un pequeño impulso y eso es lo que han destacado los libreros que se han dado cita durante más de una semana en un escenario idílico como el ágora salmantina deonde, en egenral, estos días ha lucido el sol, dando lugar a la visita de muchos turistas y salmantinos interesados en consumir cultura.

 

La gente se ha acercado más y mejor, pero no solo para ver, también lo ha hecho para comprar, quizá no lo deseado por los libreros pero sí más que en pasadas ocasiones. Libros de historia, infantiles, novelas, poesía, ensayos... de todo y para todos.

 

También actividades para los más pequeños, que han podido disfrutar de talleres encadenados con la lectura y la ilustración para dejar por un momento las nuevas tecnologías y usar las manos y la mente para otra cosa, la de siempre. Eso si que no tiene precio...

La Feria del Libro echa el cierre este domingo (Foto: Chema Díez)