La Plaza Mayor de Salamanca rinde tributo a la 'roja y gualda'

(Foto: Chema Díez)
Ver album

El ágora salmantina acogió un homenaje a la bandera y un desfile militar con el trasfondo de la simbología de la libertad de este icono que representa a la nación.

La Plaza Mayor de Salamanca se tiñó con los colores de la 'roja y gualda'... y lo hizo sin la necesidad de contar con un evento deportivo (próximo por otra parte), más bien por un acto de homenaje a la bandera promovido por el acuartelamiento General Arroquia con motivo de la festividad de San Fernando.

 

De este modo, la bandera ondeó en el ágora salmantino durante toda la jornada de este 31 de mayo con motivo de esta efeméride hasta los actos que terminaron con la entrega de la misma a alumnos y profesores del colegio Calasanz.

 

Así, y tras la formación, una alumna de dicho colegio, encargada más tarde de recibir la bandera española, leyó una carta elaborada sobre este símbolo nacional destacanso su valor y su símbolo de unión y libertad.

 

Más tarde tomó el turno el general jefe del Mando de Ingenieros, Manuel Godoy, para destacar en su alocución lo que señala en el artículo 4 la Constitución sobre la bandera y su designación definitiva tal y como la conocemos ahora el 5 de octubre del año 1981.

 

"Rindamos honor a la bandera como símbolo de la entrega y del servicio a España, algo que se hace todos los días. Que las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil unan aún más sus fuerzas y que este hecho se traspase a los salmantinos para que usen la bandera nacional para más cosas que los eventos deportivos", agregó en su discurso Manuel Godoy.

 

Momento de la entrega de la bandera de España a alumnos y profesores del Calasanz (Foto: Chema Díez)

 

ARRIADO Y ENTREGA DE LA BANDERA

 

Posteriormente, el acto siguió el guión previsto con el arriado de la bandera bajo los acordes del himno nacional y su posterior entrega a los alumnos y profesores del colegio San José de Calasanz para su uso en los diferentes actos de esta institución académica.

 

Más tarde, y como es habitual en actos militares, se rindió un homenaje a los caídos bajo los acordes de 'La muerte no es el final', para terminar con el posterior desfile de los soldados que estaban en la formación en pleno centro de una Plaza Mayor de Salamanca que se tiño de 'rojo y gualda' en un emotivo homenaje a la enseña nacional.

 

(Foto: Chema Díez)