La Plataforma Stop Uranio pide a la Junta que no autorice las minas de uranio en Villavieja de Yeltes y Retortillo

Berkeley pretende conseguir la autorización de uso para una instalación radiactiva de primera categoría y un almacén de residuos radiactivos.

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo (CMAU) de la Junta de Castilla y León en Salamanca, examinará el próximo martes, día 30, dos solicitudes de Berkeley para la autorización excepcional de uso, en Villavieja de Yeltes y en Retortillo, para la instalación y explotación de las minas de uranio a cielo abierto, que incluye una planta para la obtención y beneficio de uranio, calificada como instalación radiactiva de primera categoría y también para el transporte y almacenamiento de residuos radiactivos.

 

La Plataforma Stop Uranio considera que la puesta en funcionamiento de este proyect “implica un alto riesgo de contaminación radiactiva para las personas y para el resto de seres vivos y supone un atentado ecológico con la destrucción de los recursos naturales (bosque mediterráneo, aguas termales –Balneario de Retortillo-), siendo especialmente perjudicial para la agricultura y ganadería de la zona, principal actividad económica de los dos pueblos más directamente afectados”.

 

“Para hacerse idea de estos efectos desoladores, solo hay que pasearse por la zona en la Berkeley sigue haciendo sondeos y catas en fincas particulares y cómo deja esos sondeos sin precintar, abandonando en el campo los restos de los materiales contaminados”, han apuntado desde la Plataforma.

 

Stop uranio cree, además, que se trata de un proyecto “destructivo para la comarca, inútil e innecesario cuando la energía nuclear está en retroceso en Europa”. “Aquí se intenta poner en marcha este proyecto con fines exclusivamente especulativos que sólo aportarán beneficios para sus promotores, para Berkeley”, han denunciado.

 

Más de trece mil firmas apoyan la petición que, desde la Plataforma Stop Uranio, han hecho a la Junta de Castilla y León: para que no autorice a Berkeley la instalación de las minas y se ponga de parte de la ciudadanía “a la que se debe. Que apoye los intereses generales de la mayoría y no los intereses de esta empresa autora del proyecto”.

 

“Aún estamos a tiempo de parar esto, si los Ayuntamientos directamente afectados, Villavieja de Yeltes y Retortillo, hacen lo mismo. Y, olvidándose del  convenio firmado inicialmente con Berkeley, ejercen su representación pública para la que han sido elegidos, defienden los intereses de sus vecinos y sus pueblos y se oponen a la puesta en funcionamiento de este proyecto de minas de uranio que incluye, insistimos, una planta de beneficio de uranio como instalación radiactiva de primera categoría y planta de almacenamiento de residuos radiactivos”, ha declarado Stop Uranio.