La plataforma de preferentistas teme que el 50% acuda al canje

Reunión de la plataforma de afectados por las preferentes de Ceiss.

Una nueva asamblea analiza las dos opciones, acudir al canje o demandar, tras el cambio en la oferta de Unicaja. La mitad puede aceptar, pero aumenta el número de preferentistas que quiere ir a los juzgados.

Los integrantes de la plataforma de afectados en Salamanca por las preferentes de Ceiss se ha reunido para analizar la nueva situación creada tras la oferta de compra de Unicaja y, fundamentalmente, para analizar las dos principales opciones: aceptar el canje o denunciar. El presidente de la plataforma, Luis Arraz, teme que el 50% de los afectados acabe por acceder al cambio de bonos que propone Unicaja, lo que supone perder hasta el 90% de lo depositado inicalmente. Y la última variación sobre las condiciones que ofrece la caja malagueña puede ser determinante.

 

Desde la plataforma consideran que la oferta "es un caramelo envenenado", según Arraz, porque supone aceptar acciones de Unicaja, nunca el dinero líquido que invirtieron sin saberlo muchos ahorradores. La aceptación supone recibir cierta rentabilidad de entre el 4 y el 6% por dos paquetes separados de bonos, pero siempre a voluntad de lo que la entidad andaluza decida hacer con los títulos procedentes de la absorción de Ceiss. Y con unas pérdidas promedio de cerca del 75% todavía. Para la plataforma, Unicaja y el FROB han jugado con los preferentistas y hace unos días la organización ya lamentó que se habían repartido los despojos de la extinta caja castellano y leonesa. 

 

Por este motivo, muchas voces apelaron ayer a la vía judicial que es la que se está mostrando más exitosa. Eso sí, la plataforma recomienda demandas individuales porque los jueces están rechazando muchas iniciativas conjuntas como las impulsadas por asociaciones de consumidores de banca. En este sentido, Arraz confirmó que esta misma semana se han admitido a trámite seis nuevas demandas de afectados en León. Acudir al canje complica las opciones de demandar porque en la propia oferta se especifica que aceptar el cambio implica renunciar a acciones legales.