La plantilla unionista niega la existencia de una crisis

DAR LA CARA. Los blanquinegros creen que la imagen del equipo ha sido buena a pesar de las últimas derrotas. HACIAARRIBA. Coinciden en señalar que hay que seguir mirando a los puestos altos
ISABEL DE LA CALLE
El equipo unionista se ha conjurado en contra de la presunta crisis que afecta a la UDS. Los jugadores defienden que la imagen que han dado es positiva a pesar de las cuatro derrotas consecutivas (tres en diciembre y la del lunes, ante el Xerez).

Un punto de quince posibles es un corto bagaje para un equipo que hace un mes se codeaba con los favoritos para el play off de ascenso y ahora, undécimo, se encuentra a sólo seis puntos del Alcorcón que marca actualmente el descenso.
“El equipo tuvo ocasiones claras contra el Xerez y no las supimos malterializar, pero en la segunda parte les metimos en su campo. Sólo se nos escapó el partido por dos errores nuestros”, reconocía ayer Anaitz Arbilla.
“El equipo está muy mentalizado de que podemos sacar esto adelante. Hay que seguir en la línea de la segunda parte de ayer, dimos la cara y una buena imagen”, reconocía el defensa navarro.
“Los partidos que hemos tenido este último mes han sido complicados pero los hemos perdido por la mínima, no hemos dado una imagen ridícula. Hay que olvidar esa mala racha y seguir para adelante”, añadió el unionista.

Por su parte, el cancerbero mallorquín Biel Ribas reconoció:“Ha habido dos partes diferentes. El equipo demostró que podemos estar arriba y ganar a cualquier equipo pero hay que estar los 90 minutos como estuvimos en la segunda parte”, señaló el portero unionista.

Ribas añadió que el equipo está tranquilo con los 24 puntos sumados:“Tenemos un colchón de puntos grande, estamos tranquilos, hay que seguir mirando hacia arriba. Si hacemos lo contrario sería una equivocación. No estamos tan mal como alguno se piensa”, aseguró.
“No estamos en crisis para nada. Crisis es cuando estás abajo. Llevamos una racha mala, pero estamos haciendo partidos buenos”, subrayó el mallorquín.