La plantilla del Guijuelo se plantea no incorporarse a los entrenamientos si el club no les paga lo adeudado

El día 29 están citados para entrenarse en las instalaciones del Municipal después de unos días de vacaciones.

Los problemas económicos que atosigan al CD Guijuelo no han terminado ni van a terminar en lo que queda de temporada y su futuro será muy incierto a partir del próximo 30 de junio. De hecho, los jugadores que componen la plantilla no saben si volverán a entrenar el próximo 29 de diciembre, a la vuelta de las vacaciones, por estos problemas económicos.

 

Y es que, la directiva no ha abonado ni el mes de noviembre ni el de diciembre, por lo que la necesidad se hace ya una realidad, y más sabiendo que cada nóminas que cobran jugadores y cuerpo técnico es la mitad de la mensualidad, hecho que se viene produciendo desde el inicio de la temporada salvo los jugadores que tienen fichas que no llegan a los 1.000 euros cada mes (la mayoría), que se abonan íntegras.

 

De hecho, el presidente de la Junta que se ha creado este año para dirigir el club, Jorge Hernández, estuvo el pasado viernes con los jugadores en las instalaciones del Municipal para comunicarles que no iba a poder hacer frente a los pagos, al menos por el momento, cuando todos pensaban que venía por todo lo contrario; a abonar las ‘medias’ nóminas pendientes.

 

Las explicaciones de Hernández se basan en la tardanza de las subvenciones del Ayuntamiento y de otros organismos públicos que impiden los ingresos en el club a pesar de que en esta temporada el ahorro está siendo muy significativo porque los desplazamientos se hacen en el día y el equipo no pernocta en ninguna localidad en la jornada previa al partido.

 

Esta situación ya fue advertida por el propio Jorge Hernández, pero éste sí les dijo que cobrarían cada mes, aunque fuera media nómina pero la cobrarían y ahora el retraso se acumula y más aún en unas fechas como las navideñas, aunque Jorge Hernández también ha señalado que tiene intención de ponerse al día con el equipo con el inicio del nuevo año, aunque desde la plantilla saben que no será así.

 

Por ello, y si no hay un compromiso firme de la directiva de pagar las ‘medias nóminas’ o intentar reducir la deuda con la plantilla y cuerpo técnico al máximo, el día 29 de diciembre no entrenarán como medida de protesta y de presión para tener un derecho adquirido y firmado en el contrato como es el de cobrar por su trabajo.