La pista de atletismo del Puente Romano, terminada con tres meses de retraso

Las obras, prometidas el pasado verano y contratadas desde octubre, tenían que haber estado terminadas en seis semanas y se han demorado tres veces más. La sustitución de la pista se inició con retraso.

La pista de atletismo junto al Puente Romano está, al fin, terminada tras una tortuosa reparación que ha terminado con una demora importante, multiplicando por cuatro el plazo inicialmente fijado. Así, y aunque su rehabilitación se aprobó en junio de 2014 y se adjudicó el 25 de septiembre, la realidad es que no ha conseguido cumplir, ni de lejos, el tiempo establecido para sustituir el viejo pavimento por uno nuevo.

 

Según los datos del Ayuntamiento de Salamanca, el contrato para el cambio del tartán fue firmado el 9 de octubre de 2014 por 175.193,83 euros con la empresa Mondo Ibérica, el gran especialista mundial en la instalación de pistas de atletismo. La obra ha consistido en la sustitución del pavimento desgastado en el anillo de cuatro calles, la recta, el pasillo de saltos y la zona de lanzamientos que integran esta pista. Sin embargo, las seis semanas de plazo establecidas para que todo estuviera listo se han quedado muy cortas. Como también los pronósticos y promesas lanzadas por el propio alcalde sobre unas pistas que presentaban un estado deplorable con todo el tartán levantado, tanto el original como el que parcialmente se sustituyó en 2004.

 

Según los plazos oficiales, la pista tendría que haber estado acabada durante noviembre del año pasado y no ha sido hasta hoy, día 10 de marzo de 2015, que el Ayuntamiento ha anunciado la finalización de las obras de reparación. Eso son tres meses más de lo establecido. El motivo oficial, que las bajas temperaturas han impedido aplicar la capa de tartán y también que las condiciones del lugar, con mucha humedad por su proximidad al río, han complicado la aplicación del material.

 

Sin embargo, de haber respetado los tiempos de ejecución la obra no habría sufrido estos problemas ya que tenía que haber estado terminada antes de que terminara noviembre, cuando las temperaturas eran todavía benignas. Por contra, pasadas seis semanas de la firma del contrato el movimiento era casi inexistente y no se habían iniciado los trabajos. En enero las obras no habían empezado, lo que provocó una protesta por parte del PSOE, que recriminó a Mañueco que había incumplido su compromiso dado de tener listas las pistas antes de acabar el año.

 

El frío no ha sido impedimento para que las obras hayan avanzado a una gran velocidad en las últimas semanas, como en el nuevo parque que se está construyendo junto a las pistas. En pocos días se ha procedido a pavimentar la pista, primero una curva y una recta y luego el resto, y a pintar las líneas que delimitan las cuatro calles de la pista, algo que se ha hecho en los últimos días. Eso ha permitido finalizar las obras y anunciar que hoy mismo están disponibles las pistas, eso sí, después de tardar cuatro veces el tiempo previsto.