La piscina cubierta municipal estará abierta antes de fin de mes

Concejal de Deportes. María José Ramos mantuvo un encuentro con los vecinos para explicar los motivos del cierre de la instalación en los últimos meses. Quejas. Fevesa había denunciado la situación
mondrián / david rodríguez
La reapertura de la piscina climatizada cubierta municipal parece que está cercana. Así se desprende de la reunión que mantuvieron en la tarde del lunes representantes de la federación de asociaciones de vecinos, Fevesa, de la zona de Ciudad Rodrigo, con la concejala de Deportes del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, María José Ramos. Durante casi una hora la delegada les explicó los motivos por los cuales la piscina lleva cerrada desde finales del mes de julio, y se comprometió a que esté reabierta antes de finalizar octubre.

Según el contrato de explotación que tiene la empresa que gestiona la piscina, pueden realizar paradas técnicas durante el mes de agosto, y también durante un período en fechas navideñas. Durante este verano, en el mes de agosto, se realizó la preceptiva parada, y la piscina no estuvo abierta. Sin embargo, al iniciarse el mes de septiembre, la piscina no reabrió, y sigue en esta situación a fecha de hoy.

El primero en hacerse eco público de la situación fue el Partido Socialista, que denunció que este cierre sólo se avisaba a través de una nota en la puerta de la piscina y que no se había informado de tal circunstancia en ninguna de las comisiones de deportes celebradas.

Días después, y tras recibir numerosas quejas por parte de los usuarios de la piscina que la encontraban cerrada, las asociaciones de vecinos tomaron la palabra, y escribieron una carta abierta a la concejala de Deportes. En este escrito, solicitaban una reunión para conocer los motivos del cierre.

Esa reunión tuvo lugar en la tarde del lunes en el despacho de la Alcaldía, y Fevesa pudo escuchar las razones del cierre prolongado de la piscina, debido a unas obras en el interior.

Sin embargo, los vecinos no están satisfechos por cómo se ha desarrollado la situación. Según Fevesa, entienden la parada técnica del mes de agosto como preceptiva legalmente para proceder al vaciado del vaso, y a la acometida de posibles obras o reparaciones. En este caso, el cierre prolongado se ha debido al sellado de las juntas de las paredes del vaso. Pero no entienden ni admiten que el cierre se prolongue durante dos meses más (septiembre y octubre), y que la única explicación pública haya sido un cartel colocado en la puerta. Para más inri, este cartel se colocó a finales de septiembre, e indica “Cerrada al haberse iniciado por el Ayuntamiento obras en el interior”, sin más explicaciones sobre el tipo de obras a realizar ni por cuánto tiempo se prolongarán.

Por ello, a pesar del compromiso de la concejala de abrir la piscina antes de finalizar octubre, quieren mostrar públicamente el malestar existente entre los usuarios “por la total carencia de información acerca de motivos y fechas del prolongado cierre”.

En el encuentro del lunes, Fevesa pidió encarecidamente que esta situación no se vuelva a repetir en años venideros y que se aproveche el mes de parada técnica, agosto, para hacer las obras pertinentes y no realizarlas posteriormente, impidiendo el funcionamiento de la instalación. Incluso la empresa concesionaria de la gestión de la piscina se ve perjudicada, ya que ellos pagan un canon anual (de 90.000 euros) y se están viendo privados de explotar la instalación desde inicios de septiembre. Y es que las obras no son llevadas a cabo por esa empresa, sino adjudicadas de forma independiente por el Ayuntamiento a otra empresa.