La pesquera de Tejares espera una solución un año después de su último derrumbe

(Fotos: Félix Oliva)

En septiembre del año pasado parte del dique se derrumbó dando lugar a un nuevo debate sobre su futuro. En mayo se acordó rehabilitarla, pero nada se ha hecho.

A principios de septiembre de 2015, un boquete dejó inservible la pesquera de Tejares, una estructura fluvial con mucha historia y que ha sufrido numerosos avatares en los últimos años. Hoy, casi un año después de aquel derrumbe, nada se ha hecho para repararla a pesar del constante debate y de los compromisos alcanzados por el Ayuntamiento de Salamanca, que mantiene una inquietante inacción en este tema.

 

Mientras tanto, el lugar sigue avanzando en su deterioro. El boquete no ha crecido, pero se acumula vegetación y árboles caídos, mientras en sus márgenes las aguas permanecen estancadas y sucias, una de las quejas de los vecinos. Más peligroso es que sea zona de baño habitual: este miércoles por la tarde había bañistas caminando por el hueco que se ha hecho en este muro fluvial. Y de nuevo la oposición, en este caso Ganemos, ha vuelto a pedir que se actúe tal y como se prometió para limpiar la zona y reparar la pesquera. Desde el principio, el PSOE pidió una actuación integral.

 

En el año entero que ha pasado desde que se produjo el derrumbe, la pesquera de Tejares ha dado para un amplio debate. De hecho, la avería ha servido para retomar el juego que durante años ha dado la presencia de esta estructura y la construcción en sus cercanías del parque que alberga los vehículos del servicio de limpieza municipal. Cuando se cayó el muro, vecinos y oposición pidieron inmediatamente la reparación, pero el equipo de Gobierno aprovechó la circunstancia para retomar su vieja intención de derribarla por completo. Incluso el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, llegó a anunciar su derribo aunque después salió a desmentirlo; y el equipo de Gobierno esgrimió un informe de la CHD que recomendaba destruirla por completo.

 

 

Las quejas de los vecinos impidieron que fuera así: nunca contemplaron ninguna opción que no fuera reconstruir 'su' pesquera, como ya hicieron tiempo atrás incluso por encima de las prohibiciones. Tampoco les valía la oferta que hizo el alcalde de reconstruir "una pesquera", tras la oportuna aparición de restos de una supuesta segunda pesquera en la zona.

 

Al final, el día 20 de mayo se llegó a un acuerdo en pleno para, definitivamente, reconstruir la histórica pesquera que siempre se ha unido a la historia del Lazarillo. Para ello, el Ayuntamiento pedirá a la CHD la titularidad de la construcción (depende del organismo de cuenca); no se sabe si se ha iniciado la tramitación. Pero también pidió que se retiraran las denuncias que había contra el parque de maquinaria, supuestamente construido en zona inundable y que 'necesitaba' del derribo de la pesquera para no tener problemas.

 

Esta decisión era la única posible por las peticiones de los vecinos y también por  el acuerdo adoptado en marzo de 2012 entre el Ayuntamiento y la Confederación Hidrográfica del Duero de mantener la pesquera de Tejares. El derribo de la pesquera de Tejares ya fue paralizado con sentencia en contra tras una denuncia de ecologistas y vecinos. Pero es que, además, la acción judicial también anuló el plan de protección del Río Tormes redactado en 2011 y que contemplaba el derribo. Ese revés obliga a proteger la pesquera y sus impulsores están dispuestos a hacerlo valer en cualquier momento.