La persona que filtró el disco de Extremoduro es un mozo de almacén

La persona que presuntamente filtró en internet el último disco de Extremoduro, 'Para todos los públicos', antes de que saliera a la venta, era un trabajador de 31 años de la empresa dedicada a la fabricación y distribución del disco.

El joven --que ha sido detenido y puesto a disposición judicial-- se aprovechó de su puesto de trabajo como mozo de almacén para sustraer el CD original antes de que se comercializara. El detenido trató de venderlo de forma ilegal por internet, donde finalmente lo filtró, propiciando 60.000 descargas.

Ante esta filtración, la discográfica Warner se vio obligada a tomar la decisión de adelantar el lanzamiento del 19 al 8 de noviembre. La discográfica cifra el daño causado por esta persona en 100.000 euros, no sólo por hipotéticas ventas, sino por toda la campaña de márketing y lanzamiento previamente diseñada que se quedó en nada.

El jefe de delitos telemáticos de la Guardia Civil, Óscar de la Cruz, ha destacado que se trata de la primera vez que se logra identificar en España al autor de la filtración de un disco, en el marco de la llamada 'Operación Agila', desarrollada en las localidades de Madrid, Alcarcón y Móstoles.

De la Cruz ha añadido que el joven "no era especialmente fan de la banda" porque "alardeaba de poder conseguir todos los discos que quisiera antes de que se pusieran a la venta". El detenido podría enfrentarse a penas de prisión de entre seis meses a dos años, pero si el juez considera agravantes la pena podría aumentar hasta cuatro años.

La filtración de 'Para todos los públicos' ha sido especialmente grave, ya que la compañía discográfica que lo publica se vio obligada a adelantar en 20 días la fecha de lanzamiento prevista para paliar el efecto de las miles de descargas ilegales que estaban teniendo lugar.

DOS REGISTROS

Las investigaciones se iniciaron tras la publicación el 24 de octubre de un anuncio en el conocido portal de internet www.manerasdevivir.com, en el que un usuario ponía a la venta por 10 euros, antes de su lanzamiento y distribución oficial, el nuevo disco de Extremoduro mostrando una fotografía del CD con caja incluida. El 4 de noviembre el detenido subió el álbum a internet en formato digital, lo que disparó las descargas a través de la red.

Durante la operación, los agentes han practicado dos registros (domicilio y puesto de trabajo), donde se han intervenido diversos dispositivos informáticos utilizados en dicha filtración. Tras analizar los dispositivos informáticos intervenidos en el domicilio del detenido, se recuperaron archivos digitalizados del disco filtrado, así como otros datos que permitieron esclarecer los hechos investigados.

Tras tener conocimiento de los hechos, los representantes del grupo contactaron con el anunciante, instándole a retirar la comercialización del disco, negándose éste con "actitud chulesca", por lo que fue formulada la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil.

Finalizada la investigación, se ha podido determinar que el responsable de la comercialización ilícita del disco era uno de los trabajadores de las empresas dedicadas a la fabricación y distribución de los mismos, habiendo sido publicitado en internet desde su domicilio y desde su lugar de trabajo.

La investigación, dirigida por el Juzgado de Instrucción nº SEIS de Alcorcón (Madrid), ha sido llevada a cabo por el Grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, que han contado con la colaboración y apoyo de PROMUSICAE, asociación que representa a la industria discográfica de España, así como de las empresas NOVODISC y ARVATO, responsables de la fabricación y distribución de dicho disco.

El jefe de investigación antipiratería de Promusicae, José Luis Pérez, ha recalcado la especial gravedad de este caso debido a su anticipación al lanzamiento oficial, y ha señalado que por lo general la "brecha" en el proceso de seguridad se produce 48 horas antes de la publicación de un álbum, en el momento en que éste llega a los almacenes de las tiendas.