La penúltima prueba de Selectividad en Salamanca comenzará el 15 de junio

Castilla y León será la penúltima región en la que se efectúen las pruebas de Selectividad que ya han comenzado en otras regiones. Concretamente se realizarán los días 15, 16 y 17 de junio y será la penúltima vez que los estudiantes tengan que pasar esta prueba. 

Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), conocidas como Selectividad, han arrancado esta semana en tres comunidades autónomas. Asturias ha sido la primera en realizar los exámenes que se desarrollarán entre este martes y el jueves, seguida de La Rioja (3, 4 y 5 de junio) y Navarra (3, 4 y 5 de junio). Castilla y León será la penúltima en la que se celebren y, por lo tanto, en Salamanca la prueba comenzará el 15 de junio y se extenderá hasta el 17. 

 

La PAU se compone de una 'fase general' obligatoria y una fase específica' voluntaria con la que se puede subir nota. Cada ejercicio de ambas fases permite al alumno elegir entre dos opciones y puede ser realizado en las lenguas oficiales de cada comunidad autónoma. La duración de cada examen será de una hora y media, con descansos entre el final de un ejercicio y el inicio del siguiente de, al menos, 45 minutos.

 

En la 'fase general' se realizan cuatro exámenes --cinco si hay lengua oficial de la comunidad autónoma--: Lengua castellana y literatura, Lengua extranjera a elección del alumno (alemán, francés, inglés, italiano, portugués), Historia o Filosofía y una materia de modalidad de Bachillerato elegida por el alumno.

 

Esta fase se aprueba al obtener una nota igual o mayor a 5 como resultado de la suma del 60% de la nota media de Bachillerato y el 40% de la calificación de la fase general, siempre que se haya obtenido en esta fase general al menos un 4. La validez de esta calificación será indefinida.

 

PARA SUBIR NOTA

 

La 'fase específica' consta de exámenes sobre materias de modalidad. El alumno decide cuántos ejercicios realiza, hasta un máximo de cuatro, pero sólo contarán las notas de un máximo de dos materias --ponderadas con un 10%-- que estén relacionadas con la rama del conocimiento de la titulación a la que desea acceder el alumno.

 

La fase específica puede subir hasta cuatro puntos la nota de admisión, teniendo en cuenta que cada universidad puede aumentar la ponderación de las materias consideradas prioritarias hasta un 20%. Es decir, un examen perfecto de una materia relacionada con la futura carrera subirá la nota un punto, o hasta 2 puntos si la universidad en la que quiere ingresar el alumno ha señalado esa materia como prioritaria.

 

Los estudiantes que accedan a la universidad desde los Ciclos de Grado Superior de Formación Profesional, Artes Plásticas y Diseño o Enseñanzas Deportivas podrán presentarse también a la fase específica para subir nota. Las notas de la fase específica caducan a los 2 años.

 

LA 'REVÁLIDA' SUSTITUYE A LA SELECTIVIDAD

 

La primera evaluación final de Bachillerato que establece la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) se realizará al finalizar el curso 2016-2017 al alumnado que haya cursado 2º de Bachillerato.

 

Aunque en ese curso no tendrá efectos académicos, es decir, que no será necesario superar para obtener el título de Bachiller, sin embargo, sí se tendrá en cuenta para el acceso a la Universidad.

 

La evaluación final que se realice al finalizar el curso 2017-2018 sí tendrá efectos académicos. Además, la nueva ley permite que cada universidad desarrolle su propio sistema de acceso, mediante un examen o una entrevista.