La pelota 'se divierte' en un nuevo e intenso entrenamiento del CD Guijuelo

(Foto: Chema Díez)

Presión, búsqueda de espacios, frenar contras, transiciones... fueron algunas de las actividades trabajadas por el equipo dirigido por Fernando Estévez.

El CD Guijuelo ha trabajado este 28 de agosto en una nueva sesión de entrenamiento muy completa de cara al partido que le medirá al Tropezón en la segunda jornada de Liga y en la que intentarán lograr de nuevo los tres puntos.

 

Así, el equipo realizó varias actividades y ejercicios en la línea de trabajo de siempre y con la pelota como protagonista.

 

TRES EQUIPOS: PARTIDILLOS, ESPACIOS Y PRESIÓN

 

Estévez dispuso en la primera parte de la sesión tres equipos que disputaron varios partidillos entre ellos con las premisas de presión, trabajo, frenar las contras y buscar espacios con transiciones en ataque y en defensa. Y es que ésas son las claves de un Guijuelo que trata a la perfección a la pelota.

 

Sin peto: Jonathan Ortiz, Carlos Rubén, Juli Ferrer, Valero, Gonzalo, Rubi, Granados y Raúl Ruiz.

 

Peto verde: Chuchi, Mbora, Ángel M., Jonathan, Javi Moreno, Carreño, Garban y un jugador del filial, Diego.

 

Peto amarillo: Nierga, Moreno, Garabato, Razvan, Néstor, Ramiro y Yeray.

 

(Foto: Chema Díez)

 

El equipo que se quedaba fuera en cada ocasión, ralizaba ejercicios de equilibrio y control de la pelota para ganar estabilidad.

 

Los jugadores realizan ejercicios de equilibrio, fuerza y control de la pelota (Foto: Chema Díez)

 

Con posterioridad a este ejercicio, Fernando Estévez dividió al equipo en dos: jugadores con peto verde y jugadores sin peto parta disputar el tradicional partidillo.

 

Peto verde: Garabato; Farre, Gonzalo, Ángel Martínez, Razvan; Valero, Ramiro, Néstor, Raúl Ruiz; Nierga y Jonathan Ortiz.

 

Sin peto: Mbora; Moreno, Jonathan, Juli Ferrer, Granados; Yeray, Moreno, Garban, Carlos Rubén; Chuchi y Carreño.

 

Partidillo del entrenamiento del CD Guijuelo (Foto: Chema Díez)

 

Suplentes y titulares mezclados en una actividad donde la circulación de la pelota, las transiciones, la presión y la llegada al área mediante el balón fueron las claves por parte de ambos equipos. A esto hay que sumarle la gran intensidad con la que trabaja el equipo en cada sesión.

 

Posteriormente, Estévez cambió algunos jugadores de equipo y posiciones para buscar otras opciones y ver la compenetración de hombres a la hora de jugar en otra posición.

 

Así, la plantilla trabajó durante dos horas en una nueva sesión preparatoria.