La pegada del Real Madrid e Íker Casillas solucionan el derbi en media hora

 
efe
El potencial ofensivo del Real Madrid, transformado en dos goles del francés Karim Benzema y el alemán Mesut Özil, y un puñado de paradas de Íker Casillas resolvieron en la primera media hora el derbi contra el Atlético de Madrid, al que le faltó efectividad para poner en duda la fiabilidad de su rival. El Real Madrid sólo sufrió por momentos, entre el primer y el segundo tanto y en los últimos minutos del choque, cuando todo parecía decidido, cuando el argentino Agüero firmó el 1-2, insuficiente para cuestionar la victoria del conjunto blanco.

No cambió el derbi. Más de once años sigue sin perder el Real Madrid un partido contra el Atlético. Un lanzamiento del portugués Cristiano Ronaldo, finalmente en el once; una ocasión del alemán Sami Khedira y una galopada del francés Lass Diarra, sorteando jugadores rivales con una comodidad inesperada, frenaron el empuje inicial del Atlético, con el 0-1 incluido, marcado por Karim Benzema en el mano a mano ante De Gea.

Los reflejos de Casillas desactivaron la reacción del equipo rojiblanco, que, sin esperarlo, cuando el partido apuntaba más al 1-1 que a cualquier otro resultado, recibió el 0-2 (m. 33), un mazazo, en un centro del brasileño Marcelo, brillante cada vez que contactó con la pelota, y un disparo del alemán Özil con respuesta fallida de De Gea. La sensación de partido sentenciado ya recorrió cada asiento del Vicente Calderón.

Salió el Atlético tras el descanso dispuesto a meterse en el choque, a marcar un gol revitalizante, a poner en duda la cómoda renta de su rival. Lo intentó Forlán, con un disparo al lateral de la red, también Koke, con un tiro desde el borde del área, y la tuvo Agüero frente a Casillas, insuperable de nuevo para el atacante argentino. Todo hasta que una pared entre Koke y Agüero, culminada en el 1-2 por el argentino a falta de seis minutos, encendió de nuevo el derbi, ya sin tiempo para inquietar los tres puntos del equipo blanco.