La patata se pone 'nerviosa' y cotiza a la baja en la Lonja de Salamanca

Todas las variedades de patata existentes en la provincia de Salamanca bajaron 30 euros por toneladas su valor en el mercado. El sector pide paciencia en el arranque a los agricultores porque, de seguir así, su valor puede caer aún más.

La patata se ha caído en Salamanca, al menos por el momento. El precio del tubérculo por excelencia en el inicio de campaña deslumbró a propios y extraños pero, ahora, pese a que su valor en el mercado sigue siendo histórico, el sector ha entrado en un bache que puede superar o hacer más hondo.

 

Así las cosas, el agricultor se ha puesto más nervioso de lo habitual por el precio de la patata y no ha escalonado el arranque de la misma, poniendo mucho producto en el mercado. Este hecho, unido a la entrada de patata francesa, de peor calidad y mucho menos precio, hace que el mercado esté intentado asimilar esta situación de la única manera posible: cotizando a la baja.

 

Los compradores llegaron, por fin, a la mesa de la patata

 

No en vano, la patata se mantiene en unos niveles muy elevados de precio, pese a todo, porque la producción se ha reducido cerca de un 20% en el ámbito global. Desde la mesa de la Lonja Provincial advierten a los agricultores que eviten el nerviosismo y lleven a cabo un arraque escalonado.

 

Así las cosas, productores y compradores estuvieron de acuerdo en bajar 30 euros por tonelada el precio de las variedades de Jaerla, Agria y Red Scarlet, para cotizar a 270, 300 y 240 euros por tonelada, respectivamente.

 

Por último, la patata contó con la presencia de compradores después de varias semanas de ausencia por el boicot llevado a cabo por algunos de ellos al no estar de acuerdo con el modo de llevar a cabo la cotización.

 

EL MERCADO DE GANADO SIGUE DE RÉCORD

 

 

Por su parte, el mercado de ganado contó con la presencia de 2.593 cabezas para seguir con esa tendencia alzista de las últimas semanas al tener que habilitar una nave más de animales para admitir a todos los que llegan.

 

No en vano, la mesa de vacuno de vida optó por una repetición de los precios, al igual que la de carne, para dejar las cosas como estaban.

 

EL CEREAL, ESTABLE

 

Por último, la mesa de cereales cotizó el valor de todos los productos bajo el signo de la repetición, salvo el Garbanzo que aumentó su valor dos euros. El girasol comenzó su cotización con 340 euros por tonelada y 360 euros el alto oleico.