La patata quiere... pero no puede

Los compradores destacan que el mercado del tubérculo por excelencia está atascado y que el aumento de precio no es posible
La mesa de la patata volvió a contar con polémica entre agricultores y compradores por la situación del mercado nacional, que según los compradores está atascado, de manera especial la agria y la jaerla que repitieron los precios de la semana pasada, cotizando a 175 y 180 euros respectivamente.

"A nosotros también nos viene bien la subida porque compramos y vendemos; queremos, pero no podemos, es así", señalaban los compradores. Ante la negativa a subir los precios, un agricultor, Juan Carlos Diego, señaló que de seguir así las cosas "yo no vuelvo a la mesa porque no se ajustan los precios a la realidad".

La única que aumentó su valor fue la veridad roja en 10 euros por tonelada, cotizando en la Lonja a 150 euros, con el mercado portugués como principal destino y movimiento.

El cereal, tarifa plana con la excepción del maíz
Por su parte, la mesa de cereales fijó una repetición de los precios de las categorías debido a la estabilidad de los mercados con una coincidencia en la visión del mercado por parte de agricultores y compradores. Así, trigo panificable, trigo para pienso, cebada, avena y centeno mantuvieron su valor y solo el maíz y el girasol cotizaron a la baja porque su mercado está más caído por el inicio de la cosecha y o el fin de la misma. Ambos cultivos bajaron su precios cuatro euros por tonelada.

La paja, la lenteja y el garbanzo también repitieron el valor de la semana pasada.

El ovino, también estable
Por último, la mesa de ovino de la Lonja tampoco sufrió ninguna variación en su precio, con una repetición de lechazos y corderos, con acuerdo entre las partes en los segundos mientras que en los lechazos los ganaderos demandaron una subida de 0,20 euros "por la excesiva bajada de la semana pasada" mientras que los compradores pidieron entre 0,10 y 0,40 euros de bajada, también inapropiada.