La paciencia como virtud para la victoria

El CD Guijuelo supo gestionar bien su posesión tras una primera parte con menos ideas para cansar al equipo rival en la segunda y darle la puntilla . De nuevo, dueño y señor de la pelota.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Wilfred; Peña, Jonathan, Tejedor, Razvan; Moreno, Valero, Garban (m. 62 Carlos Rubén), Manu (m. 78 De la Mota); Chuchi y Pino (m. 87 Ballesteros).

 

SD LOGROÑÉS: Mandaluniz; Carlos, Iñaki (m. 73 Candelas), Ledo, Moya; Rojas (m. 86 Salazar), Del Puente, Miguel, Sota; Torres (m. 67 Olavarrieta) y Edu Encina.

 

GOLES: 1 - 0 muinuto 71, Chuchi.

 

ÁRBITRO: Ruiz Álvarez (colegio asturiano). Amonestó a Peña (m. 35) y Javi Moreno (m. 39) por parte del CD Guijuelo y a Edu Encina (m. 35), Iñaki (m. 54) y a Rojas (m. 83) por parte de la SD Logroñés.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 23 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en El Municipal a CD Guijuelo y SD Logroñés ante más de 500 espectadores.

Paciencia y oportunidad fueron dos de las claves que usó el Guijuelo en su gran y merecida victoria frente a la SD Logroñés. Paciencia porque atravesó momentos duros donde llegaba pero no remataba y oportunidad porque supo saber cuál era la buena para romer de un plumazo las ilusiones del equipo rival de sacar algo de El Municipal.

 

Y es que el 'guante' de Valero y la cabeza de Chuchi le dieron al Guijuelo tres puntos de oro al rematar el '10' un pase del '8' a la perfección como solo lo pueden hacer los mejores, llevando el delirio a la grada y a un banquillo que saltó y reventó de rabia contenida.

 

El Guijuelo realizó variaciones en el once inicial, unas por obligación y otras para buscar fórmulas de entrar a un rival que se cerraba bien atrás. Así, Tejedor ocupó el puesto del sancionado Ángel Martínez, mientras que De la Barrera optó por la entrada de Garban por Carlos Rubén para dar más velocidad al equipo. Chuchi también volvió al equipo tras cumplir sanción con Pino arriba.

 

El partido comenzó con el Guijuelo siendo dueño de la pelota e intentando buscar desde el principio a un rival que repelía las acometidas del equipo de Rubén de la Barrera, pero que no vino a cerrarse desde el inicio. La SD Logroñés se acercó tímidamente con un disparo flojito desde dentro del área que detuvo Wilfred, respondiendo el Guijuelo con una buena jugada de Peña por banda cuyo recorte al interior y posterior disparo lo desvió a córner Mandaluniz.

 

El Guijuelo dominaba y su peso en el partido cada vez era más determinante por lo que el gol era cuestión de tiempo… Chuchi se convirtió en el eje sobre el que giraba el equipo, aprovechando la velocidad de Razvan – Manu y Peña – Garban y fue precisamente el ‘11’ del Guijuelo (Manu) uno de los más activos.

 

Entonces, el colegiado decidió empezar a ser protagonista tras perdonarle la segunda amarilla a Edu Encina en el 35 (vio la primera en el 34), tras una fea entrada, aplicando un doble rasero cuando se trata del Guijuelo ya que la semana pasada expulsaron por dos tarjetas a Ángel Martínez en los minutos 93 y 94.

 

Los de Rubén de la Barrera movían y tocaban la pelota pero morían en el intento de llegar con veneno arriba y carecían de un remate que les privaba de mandar también en el marcador.

 

El colegiado perdonó la segunda amarilla a Edu Encina en la primera parte (Foto: Chema Díez)

 

PACIENCIA, REACCIÓN Y MÁS INTENSIDAD

 

En la reanudación, el partido se movió por los mismos derroteros y por eso el equipo seguía necesitando más llegada, más 'punch' donde el gol está más cercano. De hecho fue la SD Logroñés el que tuvo la más clara con un remate de Javi Torres a la salida de un córner pero su golpeo con la cabeza se fue desviado cuando estaba solo dentro del área.

 

Por ello, Rubén de la Barrera movió ficha dando (m. 62) entrada a Carlos Rubén por un trabajador Garban, con el fin de buscar más claridad de ideas en la elaboración del juego y en ese pase final. En el 63, llegó la mejor ocasión para el CD Guijuelo con un disparo de Valero, uno de los mejores, al que respondió con un paradón Mandaluniz dando alas al equipo salmantino, que comenzó a pelearse contra otro muro pero con otro aire, otras ideas...

 

Y es que el equipo salmantino era otro que, sin perder la contundencia atrás, mostraba más cosas en ataque y el gol era cuestión de tiempo... Y ese momento llegó en el minuto 71 cuando Pino cedió una buena pelota a Valero, que se paró, levantó la vista y puso un centro medido a la cabeza de Chuchi para que el '10', con mucha clase pusiera el balón donde Mandaluniz no pudo llegar, haciendo justicia en el marcador.

 

El Guijuelo, lejos de perder el dominio siguió mandando y creando un peligro porque supo desgastar a su rival y tener la paciencia necesaria para hacer frente a algunos momentos de menor brillantez... sacando la casta de un conjunto ganador que brilló en todas sus líneas con una defensa que apenas pasó apuros para hacer de la paciencia la mejor de las virtudes. Y así, la victoria llega en la mayoría de las ocasiones...

Los jugadores del Cd Guijuelo celebran el gol de Chuchi (Foto: Chema Díez)
Ver album