La PAC de 2010 busca erradicar el monocultivo a través de la rotación

Medidas. Los funcionarios que tramitan los expedientes de la Política Agraria Común se reunieron en Peñaranda para conocer las novedades de este año en el que se aplicará el ‘chequeo médico’ casi al 100%
Cecilia Hernández

Funcionarios de Salamanca, Ávila y Zamora encargados de la tramitación de los expedientes de las ayudas de la Política Agraria Común se dieron cita ayer en Peñaranda para conocer las novedades de la PAC 2010, cuyo período de solicitud comenzó el pasado 1 de febrero y se prolongará hasta el 30 de abril. El director general de PAC de la Junta de Castilla y León, Juan Pedro Medina, asistió al encuentro que se desarrolló durante la mañana en el teatro del Centro de Desarrollo Sociocultural, donde se desgranaron las ayudas agrarias para este año, que tiene como novedad la aplicación casi al 100% del llamado cheque médico. De este modo, se han acoplado al régimen de pago único las ayudas de herbáceos y de los sectores de ovino-caprino y tan sólo quedan fuera, hasta el año 2012, las primas por sacrificio de vacuno, semillas y forrajes desecados.

Lo más destacable de la PAC 2010 es, en cambio, la aplicación por vez primera del artículo 68 del Reglamento 73/2009, que permitirá las ayudas para las rotaciones de cultivo de secano y para las leguminosas y tabaco de calidad. En primer lugar, con el fomento de las rotaciones se pretende ir variando la tendencia que existe al monocultivo del cereal.

La superficie subvencionada será como máximo de 60 hectáreas por agricultor, que no podrá recibir más de 100 euros por hectárea. Las zonas que se beneficiarán de esta medida deben cumplir una serie de requisitos, como no producir más de dos toneladas de cereal por hectárea y dedicar al menos el 20% de lo cultivado a oleaginosas, proteaginosas o leguminosas. En Salamanca las comarcas que podrán solicitar esta ayuda serán las de Vitigudino, Ciudad Rodrigo y la Sierra. En lo que se refiere al fomento de la calidad, es una nueva medida que pretende potenciar los cultivos de legumbres de consumo humano, reconocidos mediante denominaciones de origen, marcas de calidad o agricultura ecológica o que proceden de zonas con indicación geográfica protegida.

Respecto a la ganadería también se van a fomentar las producciones de calidad, así como la crianza de animales de ovino y caprino para carne, algo que desfavorece, según manifestó Medina a Castilla y León, donde la mayor parte de la cabaña ovina se destina a la producción de leche. El director general de Política Agraria quiso remarcar, sin embargo, la ayuda que se va a conceder al pastoreo, mediante el Programa de Desarrollo Rural regional, que proporcionará 22 euros por hectárea y cerca de ocho por animal. Respecto a temas administrativos, Medina confió en que este año se alcance el 80% de expedientes telemáticos, en los que no será necesario la presentación de ningún papel.

En otro orden de cosas y como sucediera en anteriores ocasiones, Asaja ha reforzado sus servicios técnicos tanto en la oficina de Salamanca como en las de Ciudad Rodrigo y Vitigudino. Además, se ha habilitado una agenda con el objeto de atender de forma individualizada a cada agricultor y ganadero, previa cita y hora.