La otra vuelta al cole: Salamanca da la bienvenida a 31 nuevos maestros

Los opositores que este verano han aprobado las oposiciones de maestros se incorporan a las aulas: son 31 para Salamanca, una de las cifras más bajas de la Comunidad. El reducido número de alumnos en etapas iniciales por la despoblación merma el número de maestros en las aulas.

Este lunes arranca el curso escolar 2016/2017 para los alumnos de 2º ciclo de Infantil, Primaria, Educación Especial y los alumnos de ESO matriculados en colegios de Primaria, los primeros de los 48.927 escolares de todas las enseñanzas que se incorporarán a las clases a lo largo de septiembre en Salamanca. Pero hay otra 'vuelta al cole' de estreno, la que protagonizan los nuevos maestros que se incorporan al sistema tras las últimas oposiciones.

 

En el caso de Salamanca son sólo 31, una cifra baja, pero que tiene connotaciones positivas.  Según la consejería de Educación, indica que la provincia cuenta con un profesorado más joven, ya que las plazas disponibles se nutren de jubilaciones; según la tasa de reposición fijada, sólo se pueden suplir este tipo de bajas. Eso sí, en otras provincias la renovación es mucho mayor, con cerca de un centenar de maestros de las etapas iniciales. En total, son 678 los nuevos maestros que han aprobado las oposiciones y que se estrenan a partir de este lunes en las aulas de Castilla y León. Se incorporan con funcionarios en prácticas.

 

Estos 31 nuevos maestros vienen a engrosar una plantilla que ha mermado en los últimos años. Los ajustes en la tasa de reposición, que llegó a ser de sólo el 10% (sólo se podía sustituir una de cada diez bajas de profesores); la falta de oposiciones, que han vuelto este verano después de años en blanco; y la demografía tan negativa de la Comunidad lo han obligado. Los datos oficiales dicen que 13.377 maestros empezarán las clases, 144 menos que el año pasado. La falta de incorporaciones por la parte baja, en las edades más tempranas (por la baja natalidad y la pérdida de población), y la amortización de unidades y cierre de colegios hace que sean necesarios menos maestros.

 

Para frenar esta situación, la Junta plantea eliminar la tasa de resposición, que limita el número de plazas que se pueden ofrecer: pasaría de suplir las bajas que tiene a poder dotar la plantilla que considere necesaria, sin límites. En esto coincide con CSIF. Su presidenta del sector de Educación de CSIF de Castilla y León, Isabel Madruga, considera necesario acabar con la tasa de reposición para poder recuperar los cerca de 1.500 maestros y profesores que ha perdido la Comunidad en los últimos años, una cifra que desde la consejería no comparten y rebajan.

 

Otro problema es el de la interinidad, que se mueve en cifras muy elevadas: más de 4.500 maestros y profesores son interinos, y cada año tienen que esperar destinos. De ellos, casi 1.500 lo son a tiempo parcial, con menos horas y también menos sueldo, y sujetos a recortes como no cobrar los meses de verano si no se ha dado clase buena parte del curso, algo que ocurre en sustituciones o bajas.

 

CSIF reclama a la Junta la necesidad de reducir la tasa de interinidad del profesorado, que sigue manteniéndose en torno al 20%, según los datos del sindicato independiente, ya que el número de vacantes adjudicadas para el curso 2016-2017 es de 136 más, es decir, un 3% más respecto al curso 2015-2016. En el pasado curso las vacantes de interinos adjudicadas fueron 4.402 y en el que comienza son 4.538. La consejería lo matiza: el del 10% entre los maestros y del 20% en secundaria, y ronda el 15% de media. 

 

Madruga lamenta que “parece olvidado ya el acuerdo firmado en mayo de 2006 con la Junta, en la que se fijó un 5% de interinidad del profesorado”. El paso de interino a funcionario con plaza “no supone apenas costes para la administración, y sí da una mejor calidad educativa, porque se facilita la estabilidad y el trabajo curricular en los centros”, considera CSIF.